La Guardia Civil investiga el uso de imanes para trucar tacógrafos de camiones

El último caso fue descubierto en la A-6 en un vehículo que transportaba mercancía entre Logroño y A Coruña

Una patrulla de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Galicia interceptó en las últimas horas a un camionero en la A-6, a la altura de Betanzos, que circulaba con el tacógrafo del camión trucado para poder conducir más horas sin tener que cumplir el tiempo de descanso obligatorio establecido para estos conductores profesionales. Es el último de los casos detectados en las carreteras gallegas, pero esta práctica ilegal no es desconocida para los investigadores de la Guardia Civil, que ya en el año 2011 desarrollaron una importante operación en Galicia para intentar destapar una red que supuestamente manipulaba tacógrafos de camiones de transportes de larga distancia.

En el caso del camionero interceptado en la A-6, los agentes comprobaron que estaba utilizando un imán colocado en el sensor de movimientos que consigue alterar la información del tacógrafo. De esa forma, el sistema registrador del vehículo ofrece datos falsos a los agentes encargados de inspeccionar la actividad del camión, ya que puede indicar que el vehículo estuvo parado y su conductor descansando, cuando en realidad estaba circulando y el chófer acumulando horas al volante sin cumplir con el tiempo de descanso reglamentario.

El uso de imanes ya fue detectado en otros casos de manipulación de tacógrafos en camiones, aunque también se han llegado a ver algunos sistemas electrónicos más avanzados y que requieren de una instalación por parte de mecánicos especializados.

Trucar tacógrafos es un delito de falsedad en documento oficial, según el Supremo

Tras detectar el trucaje del tacógrafo en la inspección realizada en plena autovía, los agentes ordenaron el traslado del camión hasta un taller especializado, en el que se confirmó la manipulación del aparato registrador. La manipulación del tacógrafo es una infracción muy grave en materia de transportes, y está castigada con una multa de 4.000 euros. Pero desde hace unas semanas es, además, un delito de falsedad documental.

Manipulación fraudulenta

Así lo consideró la Sala Segunda del Tribunal Supremo en una sentencia que fija criterio y que ve delito de falsedad en documento oficial, en la modalidad de simulación, en «la manipulación fraudulenta del tacógrafo de un vehículo con la finalidad de falsear los registros de dicho instrumento para eludir los controles policiales y administrativos». El Supremo condenó a seis meses de prisión y a una multa de 1.080 euros por un delito de falsedad documental, en la modalidad de simulación, a un camionero que colocó un imán, como el detectado en la A-6, en la parte metálica del sensor de movimiento del tacógrafo, que generaba registros de inactividad cuando en realidad estaba en funcionamiento.

Diligencias penales

Ante la existencia de un posible delito, la patrulla de la Guardia Civil que interceptó al camionero trasladó las diligencias a sus compañeros del Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT), que imputaron al conductor como supuesto autor de un delito de falsedad en documento oficial.

Fuente – Lavozdegalicia.es

HI

Deja un comentario