La compañía de alquiler de coches Hertz se declara en bancarrota y peligran los puestos de 28.000 empleados

La compañía de alquiler de coches Hertz se declara en bancarrota y peligran los puestos de 28.000 empleados

La pandemia acaba por doblegar a la empresa centenaria, que arrastraba años de dificultades y acumula 19.500 millones de dólares de deuda

La multinacional de alquiler de vehículos Hertz tiene  28.000 empleados en todo el mundo.

Hertz Global Holdings, compañía estadounidense de renta de autos, se declaró este viernes en bancarrota después de amplias restricciones de viaje por la pandemia de COVID-19 y el colapso económico global que destruyó la demanda de sus vehículos de alquiler.

La presentación de la quiebra le permite a la compañía seguir operando mientras diseña un plan para pagar a sus acreedores y cambiar el negocio.

La segunda compañía de alquiler de autos más grande de Estados Unidos comenzó a despedir trabajadores para conservar efectivo en marzo, ya que las medidas de emergencia para contener el coronavirus detuvieron los viajes de negocios y placer.

Hertz reveló el 29 de abril que había perdido importantes pagos de arrendamiento relacionados con sus autos de renta. En mayo nombró a un nuevo director ejecutivo, el quinto desde 2014.

La empresa con sede en Estero, Florida, había estado negociando con los prestamistas para obtener ayuda, así como con el Departamento del Tesoro de Estados Unidos sobre la posibilidad de un rescate. Pero con una demanda sombría, una flota de gran tamaño y la caída de los precios de los autos usados, Hertz no tenía suficiente liquidez para durar hasta una recuperación del mercado.

Si bien todas las empresas relacionadas con los viajes se han visto afectadas por la pandemia de COVID-19, una parte del problema que pesa sobre Hertz es su estrategia de poseer o arrendar directamente una gran porción de su flota en lugar de adquirirlos mediante acuerdos de recompra con fabricantes. Hertz generalmente responde a la caída de la demanda vendiendo autos de su flota, por lo que se ha visto especialmente afectado por una caída en los precios en las subastas de autos usados.

“El impacto de la covid-10 en la demanda de viajes fue repentino y radical, causando un abrupto declive en los ingresos de la compañía y futuras reservas”, señaló Hertz en un comunicado en la noche del viernes. “La incertidumbre -añadía el comunicado- continúa en lo que respecta a cuándo esos ingresos volverán y cuándo el mercado de coches usados se reabrirá completamente, lo que ha hecho necesaria la acción de hoy. La reorganización financiera proporcionará un sendero hacia una estructura financiera más robusta que posicione mejor a la compañía mientras navega por lo que puede ser una larga recuperación global”.

 

Deja una respuesta