La cagada más cara de un camionero por culpa de otros que no cuidan los servicios como es debido

 

En fin, que llevo poco tiempo en el gremio es sabido, poco a poco me voy dando cuenta de los beneficios (pocos y cada vez menos si seguimos así) y de las necesidades.

Pues voy al meollo, llego a un cliente con el tiempo justo para hacer pausa y cargar a primera hora. Como siempre vamos con prisa, mi cuerpo que es muy sabio empieza a decir que tiene que evacuar.

Hasta ahí todo normal. Pregunto en el muelle si hay toilette (hay que see fisnos) y me dicen que dentro no hay. Miro a mi alrededor y veo que hay algo asi como un pequeño recinto para asearse y hacer nuestras necesidades.

Pero coño, voy a abrir la puerta y me veo un cartel bien hermoso en varios idiomas, (cuando quieren que nos enteremos está traducido siempre, que cosas) y cito de memoria: “Debido a los destrozos ocasionados últimamente y denunciado por el personal de limpieza, estos aseos permanecerán temporalmente cerrados”

Ole tus huevos pienso. Si no fuésemos (compañeros) tan cerdos y cuidásemos las pocas cosas que nos dan esto no pasaría.

Pues nada, estoy en Francia, en un polígono, cagándome (literalmente).

Me voy a la cabina, intento dormir a ve si se me pasan las ganas, (más de uno defecaría en la calle pero yo no puedo).
Nada, que no puedo, que cada vez el nudo es más grande y no puedo. Empiezo a buscar con el google maps a ver si veo un área, un bar, restaurant o algo y no veo na de na, pero…..decido dar una vuelta ya que no es muy tarde aún (22:00).

Empiezo a andar por el polígono desierto y lloviendo encima y veo a los lejos gente y una pastelería. Coño, esto es como los desiertos, veo alucinaciones ya. Las personas eran arbolillos y la cafetería estaba cerrada, con luz pero cerrada.

En fin, yo ya estaba resoplando, pero veo a lo lejos otro edificio, de color rojo con luces. Y no, no era un club, sino un casino. De esos de restaurante y de ir bien vestido.

Me miro y digo pa mí, joder Jorge vaya pintas pero….. Allá que me acerco.

Entro en el casino, y enfrente hay un hombre (recepcionista) que me ve entrar con mi chandal de lana viejo y mi sudadera rota de trabajo, y me mira de arriba a abajo. No sé qué pensaría él pero yo pensé que iba a sacar una pistola e invitarme a irme cuando vi que escondia una de sus manos debajo del mostrador.

Bueno, me acerco y le digo en un inglés temeroso que tengo un gran problema y que necesito ir al baño. El hombre me mira, se rie y me indica que puedo ir al baño del restaurante sin problemas.

Joder, que a gusto me quedé, pero sobretodo agradecido al hombre que me ayudó. Asi que decido darle una propina como agradecimiento.

Miro mi cartera y solamente tengo un billete de 10€. Asi que pienso, que ostias, es navidad y este hombre me ha salvado de una buena pintada 😉.

Como sé que no pueden coger propinas o eso creo, hago el billete pequeñito, pequeñitos y al pasar al lado del hombre le digo que muchas gracias y le tiendo la mano. Al estrechar la mano (saludando, no pensemos mal ehhh) nota algo y rápidamente me guiña un ojo y se lo guarda sin mirarlo.

Yo ya me puedo ir tranquilo a mi cabina a dormir de nuevo, pero de vuelta a la cabina pienso: se habrá creído que le he dado un billete o alguna droga? Jajajaaj ( por las pintas que tenía )

En fin, que una anécdota más.

Lo dicho, la cagada más cara jajajajaj.

Y Feliz Navidad

 

Envíanos tu historia, tu opinión sobre el transporte, vídeos, fotos y noticias por WhatsApp AL 655938053

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

HI