Inmovilizados cuatro vehículos por infracciones “muy graves” en materia de transportes y 10 denuncias “graves”

La Guardia Civil ha inmovilizado cuatro vehículos en apenas dos días por infracciones “muy graves” en materia de transportes, mientras ha formulado otra decena de denuncias por hechos “graves”.

Así, fueron detectados, entre otros, un conductor profesional reincidente, con exceso de carga muy grave y quintuplicando la tasa de alcohol; y un vehículo con el sistema conocido como ‘emulador de adblue’, utilizado para eliminar los sistemas anticontaminación del vehículo.

Durante esta semana que la Guardia Civil intensifica la inspección a vehículos de transporte escolar con una campaña específica, no se ha descuidado la labor de vigilancia y control a otro tipo de vehículos de transporte de viajeros y mercancías, nacionales e internacionales, estableciendo puntos de verificación en las principales rutas transporte entre la Galicia y resto de la península.

En estos puntos de verificación realizados en las provincias de A Coruña y Lugo, la Guardia Civil ha detectado estas irregularidades muy graves relacionadas con vehículos de transporte de mercancías.

Destacan las varias infracciones en materia de tiempos de conducción y descanso por exceder los tiempos de conducción permitidos o reducir el tiempo de descanso reglamentario.

Asimismo, han detectado varias infracciones por exceso de peso y sobresale el de un vehículo articulado que transportaba madera desde Boiro (A Coruña) a Hernani con 45.000 kilogramos y por tanto un exceso del 12,75%. Quedó inmovilizado hasta reducir la carga al límite legal permitido.

También llama la atención el caso de un vehículo mixto de 3.500 kilos que con un exceso del 25%, que circulaba con la carga ocupando hasta el lugar de los viajeros sin ningún tipo de separación y un menor de 4 años en su sistema de retención infantil, que en caso de siniestro vial quedaría totalmente aplastado por la carga.

CASOS DESTACADOS Y MUY GRAVES
La Benemérita resalta el caso del conductor de un vehículo articulado que fue sorprendido con exceso de carga transportando 47 toneladas cuando debía transportar como máximo 40.000 kilos.

“Por si fuera poco, el conductor quintuplicaba la tasa de alcohol permitida para los conductores profesionales, arrojando un resultado de 0,71 y 0,66 en las pruebas de alcohol realizadas en aparato de precisión, dándose la circunstancia además de que hacía poco más de seis meses que había recuperado el permiso de conducción tras cumplir una condena por el mismo delito”, señala.

Por este motivo. La Guardia Civil le investiga por un delito contra la seguridad vial al superar las tasas legalmente establecidas y las diligencias por juicio rápido fueron entregadas en los Juzgados de Vilalba (Lugo).

NUEVO OBJETIVO: EMULADORES DE ADBLUE
Desde hace meses, los guardias civiles están intensificando las inspecciones a los vehículos que utilizan ‘adblue’ para cumplir las normativas de emisiones ‘Euro’.

Los vehículos de mercancías tienen instalado un sistema de control en el escape que vigila que la cantidad de óxidos de nitrógeno (NOx) que se salen a la atmósfera están dentro de los niveles exigibles a ese vehículo en función del nivel ‘Euro’ de su motor.

Este sistema utiliza un sensor en el escape que mide estas emisiones de NOx. Cuando detecta que superan los niveles correspondientes (por una avería o porque no se ha repostado ‘adblue’), la electrónica avisa al conductor.

Si las mediciones siguen siendo superiores a lo marcado por la normativa, el sistema está programado para reducir en un 40% el par motor del vehículo en cuanto se detenga. Es decir, si el depósito de ‘adblue’ está vacío, se recorta el par. Y si la situación persiste, llega un momento en el que la electrónica bloque el arranque del vehículo.

Desde hace años existen en el mercado negro unos dispositivos que se han bautizado como emuladores de ‘adblue’, que lo que hacen es anular el sensor, de manera que, aunque el depósito de ‘adblue’ esté vacío, ni se recorta el par ni se bloquea el arranque del vehículo.

La consecuencia es que, a cambio de ahorrarse el coste del aditivo, se incrementan notablemente las emisiones de NOx y por tanto la contaminación.

En este sentido, fue detectado en la zona de Vilalba un vehículo que circulaba con este sistema manipulado, motivo por el que fue denunciado por una infracción muy grave al reglamento general de vehículos.

Sin bien por este motivo no procede la inmovilización del vehículo, al ser detectado por los agentes y anulado, el vehículo quedó inmovilizado hasta reponer el aditivo, ya que la electrónica del vehículo bloquea el arranque por superar los niveles de contaminación.

HI

Comentarios

comentarios