Un infarto a los 42 años se lleva la ilusión de haber cumplido el sueño de ser camionero

Daniel Feijoo Bote – Camión XPO

Un infarto, un miserable infarto se ha llevado la ilusión de un hombre joven que había soñado toda la vida con ser transportista.

Daniel Feijoo Bote, un joven transportista amante de las motos, falleció el pasado día 18 de mayo, tras sufrir la enfermedad repentina que causa  cientos de muertes entre los transportistas de todo el mundo. Daniel había conseguido su ansiado sueño, tras sacarse los carnets en el año 2007 había conseguido su verdadero  sueño.

Daniel Feijoo Bote  en su motocicleta – Imagen redes sociales

El hombre residía en la localidad barcelonesa de Pineda de Mar. Tenía un hijo de apenas diez años de su anterior pareja, pues recientemente había restaurado vida y su relación con una nueva mujer.  En las imágenes  de su cuenta en redes sociales, muestra siempre su mejor sonrisa. Él era un hombre feliz junto a su pequeño de 10 años.  
Por fatalidades de la vida, el hombre falleció decido a un infarto de miocardio el 18 de mayo de este año.
 El sepelio  se celebró el 22/05/2019 – 09:30 horas en el tanatorio de Granollers
Sus amigos destacan que la sonrisa del selfie era siempre lo mas común en el.

Dedicado a Daniel:

Estos versos son un canto, son un vivo poemario a esos nobles camioneros que le ponen el motor, que al volante y con esmero, con la carga a cada paso, con esfuerzo y con trabajo siempre entregan lo mejor.

Van sembrando con silencio a lo largo del camino ese inmenso sentimiento de cariño y atención, esa puerta de respeto de ofrecerse como amigos de ser agua de buen río, todo un grato servidor.

Estos versos son un canto que se eleva hacia los cielos que retumba en todas partes con la gracia del camión, que desnuda en cada viaje, todo un mundo, un universo que regala el camionero al compás del corazón.

EL CAMIONERO
Va el camino por tus venas escribiendo tu destino con el peso de la carga manejando ese camión, que tu llevas en el alma, con esfuerzo y sacrificio sin tener un rumbo fijo, ni una misma dirección.

Silencioso es tu trabajo y tu vida todo un viaje tu familia en la distancia y tu solo en un rincón, de ese asiento que es tu casa, que te lleva hacia delante ya soldado en el volante, como en otra dimensión.

En tu vida no hay descanso, ni campana de recreo manejar por todas partes es el campo de tu acción, y tu sigues sin quejarte por el mundo camionero transportando con afecto, cada carga en tu camión.

EL CAMION
Como nave de otro mundo recorriendo mil senderos sin horario estipulado al rugir de su motor, va el camión a todos lados, va girando como un sueño por montañas y desiertos con temible decisión.

Como nave de otro mundo siempre yendo hacia delante con sus faros en la noche sin rendir el corazón, mas allá del horizonte a través de cada viaje él es todo un personaje, un auténtico campeón.

Como nave de otro mundo se dirige a todas partes silencioso con su carga es el alma del camión, es bandera de esperanza que trabaja infatigable que transita sin quejarse este noble servidor.

LA FAMILIA
La familia es el soporte a pesar de la distancia que se siente bien adentro al compás del corazón, que tu llevas camionero en los ojos y en el alma y que lejos te acompaña más allá de la razón.

Son los hijos y la esposa, esa abuela o esa madre que a pesar de tanta ausencia van contigo en el camión, que en el triunfo y la tristeza te dan fuerzas en el viaje y te empujan adelante con la magia de su amor.

La familia es el soporte, es la estrella de tu cielo es el sol de tus pupilas, combustible en tu motor, es el fuego que te aviva, gran amigo camionero es tu mundo y tu universo, el camino de tu amor. Pantera.

Descansa en paz Daniel Feijoo Bote

 

Envíanos tu historia, tu opinión sobre el transporte, vídeos, fotos y noticias por WhatsApp AL 655938053

 

HI

Comentarios

comentarios