Examen del sueño: ¿Debería ser obligatorio un examen del sueño para los conductores de camiones pesados?

Examen del sueño: ¿Un examen que debería ser obligatorio para los conductores de camiones pesados?

 

Todos los días, los medios de comunicación abordan el tema de los accidentes de tráfico y describen muchos accidentes fatales como inexplicables. Si recordamos que en un viaje Oporto – Algarve, un individuo siempre puede conducir durante 30 minutos, sumando todos los Micrófonos, no es difícil imaginar lo que podría suceder en uno de esos breves segundos cuando el conductor está durmiendo. Desafortunadamente, no existen dispositivos para medir la falta de sueño similares a los que miden el exceso de alcohol en la sangre.

 

Conducir, dormir y morir:

 

Si se produce un accidente por quedarse dormido al volante, las estadísticas muestran que es fatal en el 87% de los casos, estando cada accidente asociado en promedio con 2.89 casos fatales. PARSONS, QUART J MED, 1986. ¡No podemos vencer el sueño, ni siquiera para evitar la muerte! A nadie, en su estado normal, le gustaría correr el riesgo de sufrir un accidente fatal y poder evitarlo. Sin embargo, a menudo, conducir a altas velocidades con sueño está en riesgo. ¿Porque? Por asumir erróneamente que es posible superar el sueño. Los informes sobre accidentes graves, que provocaron la pérdida de millones de euros y, en algunos casos, la muerte de cientos de personas, se refirieron a la falta de sueño como causa principal. La disminución de las capacidades intelectuales, basada en la falta de sueño, se identifica como la causa de desastres que han provocado enormes pérdidas y la pérdida de miles de vidas. Factores de riesgo al conducir:

 

-Enfermedades del sueño

 

– La privación del sueño

 

-Conducir durante largos periodos sin parar

 

-Conducir en horas normales de sueño

 

-Alcohol

 

-Altas temperaturas

 

– Accidentes de tráfico y apnea obstructiva (AOS)

 

Existen varios estudios comparativos que muestran una relación directa entre la apnea obstructiva y un aumento en el número de accidentes, con una mayor incidencia (2 a 4 veces) en conductores profesionales.

 

Falta de alcohol y sueño:

 

Cuanto mayor es la privación del sueño, mayor es la sensibilidad al alcohol y más rápida es la tendencia a conciliar el sueño.

 

Profesiones de riesgo

 

Es de sentido común exigir que un piloto de avión o un conductor de tren se someta a pruebas que intentan detectar alguna o todas las enfermedades que podrían causar accidentes directa o indirectamente. Dado que la apnea del sueño es potencialmente mortal para uno mismo y para los demás, pero tratable cuando se diagnostica, la detección de este trastorno del sueño debería ser obligatoria en algunas profesiones. En el caso de profesionales, como conductores u otros, en los que la atención y los reflejos son vitales, conviene hacerles la prueba de apnea del sueño. La asociación de los accidentes de tráfico con las alteraciones del sueño es bien conocida pero también, de forma preocupante y descuidada, incluso por quienes tienen enormes pérdidas económicas, como las empresas de transporte y las empresas de alto riesgo.

 

-El contacto con la luz influye negativamente en el reloj biológico.

 

-Las tareas familiares y extraprofesionales coinciden con la hora de dormir.

 

-Ruido ambiental fragmentos del sueño.

 

Para el trabajador por turnos, la vida en sociedad no coincide con sus horas de vigilia, provocando un desajuste físico y psicológico, que muchas veces lleva a no descansar lo suficiente.

 

A menudo, cuando comienza a ajustarse al tiempo de un cierto cambio, vuelve a cambiar, iniciando un nuevo ciclo de desajuste.

 

Trabajo nocturno y sueño:

 

Como somos mamíferos, con un reloj biológico sincronizado para el sueño nocturno, parece evidente que revertir esta situación no debería, al menos, ser beneficioso. Sin embargo, si el individuo tiene cuidado de recuperar las horas de sueño perdidas, será un mal menor.

 

No es casualidad que todos los estudios muestren un aumento de los accidentes laborales así como una disminución de la productividad durante los turnos nocturnos.

 

La situación es tanto más escandalosa como muestran los estudios realizados en Estados Unidos, Canadá, Inglaterra y Francia:

 

Los accidentes ocurren más al amanecer y a media tarde (picos de somnolencia).

 

El 75% de los accidentes mortales que involucran a conductores de camiones en Canadá estaban relacionados con la falta de sueño.

 

SONO es la segunda causa principal de accidentes de tráfico mortales.

 

Juventud y accidentes

 

A estas edades, se acepta como normal que los jóvenes hagan más noches, así como el aumento o inicio del consumo de alcohol. Esto crea las condiciones para el aumento de la siniestralidad vial entre los estratos más jóvenes; Agrava esta situación el hecho de que los jóvenes de 18 a 22 años necesitan más horas de sueño que los de 13 a 18 años. Pocas horas de sueño + alcohol + inexperiencia en la conducción + regreso a casa con estímulos reducidos = propensión a accidentes.

 

Para agravar esta realidad está el hecho de que el 33% de los jóvenes que dicen no tener nunca somnolencia o falta de sueño tienen resultados de las Pruebas de Latencia del Sueño (MSLT) de menos de 3 minutos, lo que indica que están a punto de quedarse dormidos. Esto demuestra la capacidad de acumular falta de sueño sin darnos cuenta de los peligros en los que nos encontramos.

 

Ver más en – Motoristasdoasfalto.com

 

Únete a nuestro canal de noticias Conductores Profesionales Oficial en Telegram pulsado AQUÍ y no te pierdas ninguna de nuestras noticias.

Envíanos tu historia, tu opinión sobre el transporte, vídeos, fotos y noticias por WhatsApp AL 655938053

 

Deja una respuesta