El testimonio de un camionero despedido por tener síntomas del virus. «Nos jugamos la vida para que todo el mundo salve el culo»

Imagen de Archivo

Buenas tardes soy Tony,  camionero hace 20 años.

Estos días como muchos de mis compañero no paramos. Ayer después de estar trabajando sin mascarillas ni guantes, pues las empresas no las facilitan, creo que cogí el virus. Después llamé al médico me dijo que me fuera a mi casa etc.

Llamé a mi jefe, se lo digo, y la sorpresa es que sabiéndolo, me dijo que saque las muestras del aceite de la fábrica para ir aligerando y que no le diga a nadie que estoy enfermo. Yo el cual me quedé impactado, y nada,  la sorpresa es que hoy me llama que ayer me dio de baja por despido de la empresa. Y le dije que estaba enfermo, pero le dio igual. Al cual denunciaré.

Llamo a mi médica y le digo que me de la baja, y me dice que la baja no es por accidente que será baja por enfermedad. Pues como no me hicieron las pruebas, el inspector no me da la baja por accidente de trabajo.

Os lo digo que estamos jugando la vida para que todo el mundo se salve el culo.

Compañeros, muchos ánimos a todos.

Firmado: Tony —-  —-

 

Trabajo considera que las rescisiones de contratos serán improcedentes. El Consejo de Ministros aprueba medidas para agilizar la tramitación de prestaciones

El Gobierno ha dado más pasos para tratar de conducir hacia las suspensiones de empleo los enormes ajustes laborales que está provocando la crisis del coronavirus: ha prohibido los despidos en los que se alegue esta como causa. Esto supone que, en principio, estas rescisiones de contratos serán improcedentes y, por tanto, más caras (33 días por año trabajado). También ha decretado un paréntesis en los contratos temporales afectados por suspensiones de empleo. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha justificado la decisión señalando que el Gobierno “ha arbitrado un mecanismo amplio para que las empresas puedan acogerse a los ERTE”. Además, se ha establecido un mecanismo para reconocer las prestaciones de los afectados por suspensiones con rapidez.

La avalancha de ERTE provocada por el coronavirus que ha habido en las últimas dos semanas no ha evitado que se siga recurriendo al despido y la finalización de contratos temporales como vía de ajuste, los mecanismos más habituales del mercado laboral español. El jueves mismo los sindicatos anticiparon que para marzo esperaban una disminución en la afiliación —sin contar con los ERTE— de un millón de personas. Basándose en esto, CC OO y UGT pidieron al Gobierno que restringiera los despidos.

 

Envíanos tu historia, tu opinión sobre el transporte, vídeos, fotos y noticias por WhatsApp AL 655938053

Leave a Reply