Un nuevo camión quedó atrapado ayer en un vial de la parroquia de Leborei, en Cerponzóns, que se está usando muchas veces como variante entre la Nacional N550 y la carretera de Vilagarcía.

Sin embargo, el desconocimiento de la zona o la fe ciega en los GPS, lleva a los transportistas a introducirse en un vial que no tiene la suficiente anchura y quedan encajados al no poder avanzar más. Las maniobras para retirar a los vecinos generan importantes atascos y graves molestias a los residentes que piden soluciones para evitar este problema