El Gobierno permite cambiar de ITV si el resultado es negativo

Fuentes del sector explican que esta segunda revisión seguirá siendo gratuita y advierten de que, al realizarse en un nuevo centro, puede penalizar a los operadores más rigurosos en el examen.

Los automovilistas podrán cambiar de centro de inspección si, al hacer la ITV, el resultado es negativo. Esta novedad, que acaba con la obligatoriedad de presentarse en las mismas instalaciones para repetir las pruebas, forma parte de un real decreto aprobado este jueves por el Gobierno.

La nueva norma, asegura el Ejecutivo, “flexibiliza” la regulación y ofrece “facilidades” a los conductores. No incluye avances de calado en el principal campo de batalla del sector, que es la liberalización de la actividad a nivel estatal mediante la supresión del artículo 4 del real decreto 224/2008, en el que se impide que un operador de ITV tenga participación directa o indirecta en actividades como el transporte, compraventa, gestoría o aseguramiento de vehículos. Es aquí donde se encuentra la gran oportunidad de negocio que esperan miles de talleres.

Otra de las novedades para el consumidor es que, cuando el coche pasa la ITV antes de la fecha de vencimiento, no se acorta la fecha de la siguiente revisión. Dicho de otro modo: si la pegatina marca el mes de noviembre de 2017 y la prueba se pasa a mediados de octubre, la siguiente inspección se producirá, si el lapso fuese de un año, en noviembre de 2018 y no a mediados de octubre de ese año. Eso sí, esta medida solo se aplica cuando el adelanto es inferior al mes.

Diagnóstico electrónico

La norma también obliga a las ITV a incorporar herramientas de diagnóstico electrónico de los vehículos e incluye los requisitos que deben satisfacer las estaciones de ITV en cuanto a personal, formación, instalaciones, equipos y procedimientos de inspección destinados a garantizar la calidad, con el fin de contribuir a la mejora de la seguridad vial y la protección del medio ambiente.

A partir de ahora, y en aplicación de las directivas comunitarias, los centros de ITV deberán disponer de herramientas de diagnóstico electrónico. Tendrán que disponer de software de diagnóstico que se conecte con los ordenadores de a bordo de los vehículos, lo que supone “un primer paso hacia la inspección de los sistemas de seguridad electrónicos y la mejora del control de emisiones”, dice el Ejecutivo.

También deberán acreditarse conforme a estándares internacionales, de modo que se reconocerá el certificado de la inspección técnica periódica emitido por otros Estados miembros cuando se produzca un cambio de titularidad de los vehículos. Es un avance si se compra un coche en el extranjero y se matricula en España. Habrá además intercambio de información electrónica entre las estaciones y Administración Pública.

Los talleres y vendedores, en contra

La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam) no ha tardado en reaccionar al nuevo decreto. Su presidente, Lorenzo Vidal de la Peña, lamenta que no haya una “mayor liberalización del sector” y se mantengan las incompatibilidades que dejan a los concesionarios y talleres fuera de las inspecciones técnicas de los vehículos.

La entrada de nuevos operadores, dice Vidal de la Peña, habría permitido “dotar al sistema actual de ITV de precios más competitivos y mayor eficacia, pues actualmente un 20% de los vehículos que circulan por las vías públicas eluden esta obligación”.

 

Expansion.com

HI

Comentarios

comentarios