El conductor del autobús afirma que la última vez que tomó cocaína fue en Navidad

Imagen de archivo del autobús siniestrado

Esta fue la versión espontánea que ofreció in situ a la Guardia Civil después del accidente, aunque su madre aseguró luego que tomó droga el viernes previo al suceso

Pese a que apenas un día después del suceso, su madre confirmó que el conductor del autobús accidentado en Fuenlabrada había consumido cocaína cinco días antes del siniestro, el implicado aseguró a la Guardia Civil, en los instantes posteriores al suceso, algo muy diferente: «La última vez que tomé cocaína fue en Navidad».

Esta afirmación, sin embargo, no convenció a los agentes, que le sometieron a los pertinentes controles de alcohol y drogas. En el primer caso dio negativo, pero el segundo test desenmascaró el consumo de droga. De todas formas, si ese consumo hubiera tenido lugar, como dijo Esteban García Garrido —el conductor—, en Navidad, los estupefacientes no hubieran dejado rastro en el narcotest.

Esto se debe a que el narcotest es capaz de detectar el consumo de droga si se ha producido entre las 24 y las 6 horas anteriores al examen. Eso sí, estos márgenes pueden variar en virtud de la cantidad consumida o las características físicas del sujeto.

Con el paso de los días, además, se están conociendo nuevos datos sobre este conductor, señalado por numerosos niños a los que transportaba cada mañana hasta el instituto Jimena Menéndez Pidal, en Fuenlabrada. «Siempre iba muy rápido», dijeron algunos; mientras que otros menores prefirieron no subirse al vehículo en el día del suceso para evitar posibles problemas.

Había perdido 9 puntos
De hecho, el programa Espejo Público, de Antena 3, desveló en la jornada de ayer que el conductor del autobús habría perdido, presuntamente, hasta 9 puntos de su licencia de conducir en los últimos años por su comportamiento al volante. De acuerdo con estas informaciones, el conductor pedió 3 puntos en 2006 por conducir sin cinturón; otros 2 puntos en 2010 por exceso de velocidad y otros 4, en 2015, por conducir sin cinturón. Sin embargo, recuperó otros cuatro entre 2008 y 2015 dejando su saldo final en 10 puntos.

A esta cantidad habría que restarle, después del accidente del miércoles, otros 6 puntos. Pese a que se le ha retirado el permiso de conducir de forma preventiva, también se enfrentaría a una sanción económica de otros 1.000 euros.

Fuente: Abc.es