El colmo: «Multas por no usar el coche»

La voracidad recaudadora de las administraciones parece no conocer límites. Ya sabemos que hay que pagar el impuesto de circulación para poder usar el coche (lo cual ya de por sí tiene miga) pero los vecinos de Sevilla ahora van a tener que pagar incluso por no utilizarlo. Sí, has leído bien. Te lo explicamos con más calma.


Se trata del artículo 91. 2 del borrador de la última Ordenanza de Circulación de Sevilla. En él se especifica “la prohibición de estacionar en un mismo lugar de la vía pública durante más de cinco días consecutivos, a cuyo efecto sólo se computarán los días hábiles”.

El pretexto que esgrime el ayuntamiento sevillano es evitar los aparcamientos continuados de los coches en venta frente a los concesionarios y casos similares. Fuentes municipales dicen que no va a haber una persecución a los vehículos particulares pero lo cierto es que cualquiera puede ser sancionado y en caso de reclamación un juez se ceñirá a interpretar el texto literal de la ley.

LA IMPLACABLE PERSECUCIÓN A LOS CONDUCTORES

descarga (2)La espada de Damocles pende así sobre la cabeza de los dueños de vehículos, obligados a cambiar de lugar de estacionamiento (lo cual por cierto, exige encender el motor y contaminar un poco el aire) y a usarlo aunque no lo necesiten. Es curioso que a nadie se le haya ocurrido poner a la policía a contar los días en los que estos vehículos no se mueven para descontárselo del recibo del impuesto de circulación. Sería lo justo, pero no lo conveniente. Para ellos, se entiende.

Hay que recordar que fue precisamente en Sevilla donde se desató una enorme polémica el año pasado cuando dos policías locales colgaron una foto en internet exhibiendo un abultado fajo de multas y haciendo la señal de la victoria con los dedos.

Será cuestión de tiempo que otros ayuntamientos de España acaben adaptando esta idea, un nuevo recorte a la libertad de los ciudadanos y un golpe más a los sufridos propietarios de los coches. Como si no bastara con las continuas subidas del precio del combustible, impuestos de toda clase y la persecución a los conductores con todos los medios que la Administración tiene a su alcance, como si de verdaderos criminales se tratara.

FuenteBolsamania.com

Un comentario

Deja una respuesta