Dos transportistas se enfrentan a 10 años de cárcel por retener a un ladrón que robó gasoil

Dos transportistas  suecos, se enfrentan a diez años de prisión al atrapar y retener a una persona que había robado gasoil en los vehículos de la empresa

Los hechos ocurrieron en febrero de 2017,  cuando Niklas Krämer y un colega atraparon a una persona cuando les estaban robando gasoil en los camiones de su empresa, Närlunda Schakt & Transport en Suecia.

Ahora están acusados ​​de detención ilegal. Pueden ser condenados a una pena de uno a diez años. Si el acto se considerase menos grave (en el sistema de justicia sueco), la sentencia puede ser una multa o cárcel de hasta dos años.

Colocan una cámara mirando al vehículo

La retención no ocurrió en conexión directa con el robo. El ladrón huyó durante la noche después de haber robado, pero después durante la huida se dejó el automóvil.

El transportista instaló una cámara que apuntaba al automóvil sospechoso del robo, y cuando un hombre regresó a la mañana siguiente fue retenido. Después de aproximadamente media hora llegó la policía y se llevó al retenido.

Es esta interferencia por la que ahora acusan al transportista y su amigo. Según el fiscal, se ha presentado una apelación ante el tribunal de distrito por detención ilegal.

Conforme a la legislación sueca, los particulares solo pueden enjuiciar a un delincuente si comete delitos que puedan desencadenar cárcel.

La persona debe ser cogida al instante robando. La práctica legal establece que uno siempre debe haber visto a la persona para que no se detenga a ninguna persona equivocada.

“Si te riges por las pautas, parece como si estuviéramos equivocados”. Pero si nos fijamos en el conjunto de los hechos,  se cree que deberíamos quedarnos quietos, dijo Niklas Krämer.

El ladrón sospechoso no será castigado

El  transportistas explicó  al periódico que los robos de gasoil pueden parecer que no tiene importancia, pero que todos los 20 empleados de la compañía pueden perder su empleo si no pueden arrancar sus camiones.

“Es una gran pérdida económica“, le dijo al fiscal.

Sin embargo, en esta historia, no hay persecución legal: el sospechoso  que los dos transportistas habían retenido ha abandonado Suecia después de que  no haya pruebas concluyentes.

 

Ver más en – At.no/artikler

 

Envíanos tu historia, vídeos, fotos y noticias por WhatsApp AL 655938053

 

HI

Comentarios

comentarios