Dos hermanos camioneros acuden a la llamada de un niño con problemas

Una solidaridad como un camión
Una solidaridad como un camión

Dos hermanos transportistas de Murcia acuden a la llamada de Pablo, un niño de Osuna con problemas psicomotores, para llevar hasta Córdoba casi 12.000 kilos de tapones para reciclar

 

La nave que Manuel Cárdenas tiene cedida a la causa Tapones para Pablo, un niño de Osuna con una parálisis cerebral que le provoca problemas psicomotores, estaba a rebosar cuando faltaba poco para terminar el año. Pero como Antonio Reina, el transportista que suele llevar estas sacas cargadas de solidaridad hasta la planta de reciclaje de Cordoplas, en Córdoba, estaba en plena campaña de la aceituna, le era imposible realizar el porte. Esto llevó al presidente de la peña bética de Osuna, José María Galván –que está muy implicado con la familia de Pablo y con cualquier otra causa solidaria que haya en la localidad–, a hacer una llamada inocente con el objetivo de «encontrar a algún camionero libre» en esas fechas que pudiera hacerles el favor de despejar el almacén y seguir acumulando las ingentes cantidades de tapones que les llegan desde distintos puntos de la geografía sevillana.

 

Galván contactó así con sus amigos Juan Miguel y Jose Martínez, de El Jimenado (Murcia), que regentan la empresa de transportes Quilinotrans «y conocen a muchos compañeros», pero a nadie de su alrededor les pillaba de camino. Y, ni cortos ni perezosos, los hermanos Martínez se comprometieron expresamente a buscar una ruta que les hiciera pasar por la provincia sevillana a pesar de que, en su día a día, nunca pisan tierras andaluzas. Tras un primer intento frustrado de salida en el puente de diciembre, fue el pasado 23 de enero cuando Galván recibió la noticia de que habían conseguido una carga para Pedrera y que al día siguiente salían en camino con destino Osuna. «El martes me llamó Galván y me dijo: ‘ve preparando el almacén y la máquina que mañana vienen los dos hermanos de Murcia a llevarse los tapones», relata el padre de Pablo, Miguel Matas, quien agradece «infinitamente» el desinterés de estos ya amigos que «solo me pidieron un bocadillo entre viaje y viaje».

 

 

Porque Juan Miguel y Jose, acompañados de Galván, hicieron finalmente dos portes en el día de casi 12.000 kilos de tapones, contando con la inestimable ayuda del Ayuntamiento ursaonense y la empresa local Eventsur, que prestaron elevadoras para la carga, así como de un amigo murciano que les cedió un remolque dado que su camión es frigorífico. «Ha sido una paliza, pero la experiencia ha sido fabulosa y ha merecido totalmente la pena», señala Juan Miguel, quien, más de 1.300 kilómetros y tres días después, ya está en casa con Jose.

 

 

Pero la solidaridad de estos hermanos murcianos no se queda en esta preciosa hazaña, pues afirman que están dispuestos a colocar en su camión el logotipo de la causa del pequeño Pablo. «Pensamos que la parte trasera del camión es un buen escaparate para publicitar la página de Facebook –Paso a paso con Pablo– de la iniciativa, así que estamos estudiando la fórmula para hacerlo», apunta Martínez.

 

 

Gracias a los tapones transportados por los hermanos murcianos, más otro porte al que por fin pudo sumarse Antonio Reina el pasado jueves, suman en total casi 18.000 tapones, que se han transformado en unos 4.500 euros. «Es una cantidad importante porque las terapias para Pablo tienen un coste de 3.500 euros mensuales más el transporte en tren hasta Sevilla», asegura Galván, que se emociona al recordar lo sucedido al igual que reconoce que lloró «cuando Juanmi y Jose me dijeron que iban a hacer todo lo posible por venir». Y es que gracias a esta historia la nave habilitada para la recepción de tapones vuelve a tener espacio suficiente para hacer acopio de ellos.

 

 

Esta recogida, no obstante, no es la única iniciativa en marcha para echar un cable a la causa de Pablo. También es posible colaborar mediante la adquisición de las pulseras solidarias y todo tipo de complementos que se pueden comprar a través de las redes sociales.

Fuente: Elcorreoweb.es