Diario de abordo de mi primer viaje en camión con mi padre

 

Llegaron las vacaciones  y mi padre me invitó a ir con él a conocer las carreteras de Europa

Y el primer domingo después de vacaciones nueve de la mañana empiezo mi aventura porque nunca había salido de  mi región y menos en camión.  Lleno de miedo y salimos un domingo que hacía frío pero no llovió.

Mi padre allí me decía dónde estamos y cuántos kilómetros faltaban para la hora de llegar

Alrededor del mediodía lleguemos a Villar Formoso donde fui a comer un bistec de ternera mayor que el plato

Durante el camino, mi sorpresa y admiración fueron ver tantos bueyes, toros, vacas y cerdos  pastar en libertad y algunos tumbados.  Mi padre dijo que los cerdos se criaban para  pata negra y que dan un  hermoso jamón.

Al llegar a Salamanca vi montones de bueyes y vacas como estando pintadas de diferentes colores al pie de la carretera.

Pasaron cuatro horas de viaje allí mi padre ha tenido que echar gasóleo y hacer su descanso para recuperar fuerzas para seguir conduciendo y aquí en este punto compramos en un supermercado y comimos en un restaurante que tiene nombre portugués.

Después de la cena llegó la noche y mi padre tenía que seguir trabajando, pero finalmente llegó el momento y paramos a dormir a las diez treinta de la noche en a Alsasua en los pirineos hacía frío.

Llegó otro día y despertamos a las cinco treinta de la mañana, fuimos a ver los paisajes sean y  pronto nos vimos en un gran descenso con el camión bajando a ochenta kilómetros por hora y bajando que se dice después de los finales los aparecieron los túneles en el País Vasco y después de una hora de viaje en Francia y continuamos hacia Burdeos  y cerca de allí, una hermosa plantación de tulipanes de imagen que nunca había visto, hicimos una parada  y  comí un plato de espaguetis con delicioso atún.

Después del almuerzo una hora en treinta después de llegar al Cognac donde primero entregamos unas mercancías y luego seguimos la dirección desde París y en un puerto la policía tuvo que detener el camión  para saber si mi padre  cumplia la ley,  salimos y dormimos cerca de Blois

El día siguiente fuimos fuimos a París y vimos la Torre Eiffel,  entregamos otra parte de la carga y seguimos dirección a Luxemburgo donde dormimos en Metz.

¿Cuando llegamos a Luxemburgo me gustó, ya que mi padre me llevó a un supermercado portugués. Entonces fuimos a unas bodegas en  Champagne, donde a mi padre le ofrecen una botella.

Con el camión vacío fue necesario esperar pedidos para cargar el camión y fuimos Alemania cargar, aquí hacía frío y la mañana estaba helada. Después seguimos y volvemos a Portugal

 

Nunca pensé divertirme tanto, pero digo que no sé cómo mi padre y los demás camioneros pueden conducir tanto tiempo, con lluvia, frío, nieve, calor, necesitas entender más y tener respeto por estos hombres y familias.

Cuando pueda, quiero preguntar a mi padre si puedo ir de nuevo con el.

 

Únete a nuestro canal de noticias Conductores Profesionales Oficial en Telegram pulsado AQUÍ y no te pierdas ninguna de nuestras noticias.

Envíanos tu historia, tu opinión sobre el transporte, vídeos, fotos y noticias por WhatsApp AL 655938053

 

 

 

Deja una respuesta