CC OO exige el tacógrafo en todos los transportes para reducir los accidentes

El sindicato denuncia la suma de factores que incrementan la fatiga de los conductores.
Ampliar el uso del tacógrafo a todos los vehículos de transporte y distancias y controlar estrictamente el cumplimiento de los horarios son sólo dos de las medidas que desde la Federación de Servicios a la Ciudadanía (FSC) de CC OO se proponen para reducir la siniestralidad en las carreteras y los accidentes laborales entre los conductores profesionales. La incidencia de la fatiga y la precarización de los empleos en el cansancio de los transportistas, y por tanto el peligro que supone tanto para ellos como para el conjunto de los conductores fueron analizados ayer en León, en la jornada Fatiga y siniestralidad: la salud laboral en el sector de la carretera.

 

El secretario general de la FSC en la Comunidad, Carlos Julio López, reclamó la obligatoriedad del uso del tacógrafo también en las furgonetas; y eliminar la exención en las rutas de hasta 50 kilómetros en el transporte regular de viajeros. Denunció también que el tacógrafo se mantenga activo durante las operaciones de carga y descarga, para vigilar las jornadas efectivas que realizan los transportistas, ya que a menudo estas tareas o las tiene que realizar el propio conductor o se contabilizan como tiempo de descanso.

 

Parada y descanso

Durante la jornada se incidió en la necesidad de estudiar las condiciones de descanso y sueño de los transportistas, ya que no son las adecuadas, e inciden directamente tanto en su propia seguridad como en la del resto de los conductores. Participaron en el debate especialistas médicos de la Unidad de Sueño, para «generar documentos con información clara que permitan poner en marcha medidas de mejora».

 

 

El sindicato señala que el deterioro de las condiciones de vida y de trabajo de los transportistas ha sido «brutal», y que «crece la inseguridad física por robos, la carga mental y física, la fatiga, el riesgo de accidente, incrementado por jornadas agotadoras de trabajo que incluyen no sólo conducir, sino realizar también cargas y descargas, con períodos sin volver a casa, descansos que no son todo lo reparadores que debieran y entornos de descanso poco apropiados».

 

Accidentes

Respecto a la siniestralidad que afecta a furgonetas, camiones y autobuses en la provincia, el sindicato maneja los datos de 2014, que indican que se produjeron en las vías interurbanas 79 accidentes, en los que hubo 7 fallecidos (4 de camiones y 3 de furgonetas); y doce heridos que requirieron hospitalización (9 de camiones, 2 de furgonetas y 1 de autobús). En las vías urbanas de la provincia se registaron 28 accidentes, con 14 heridos, 7 de furgonetas y 7 de camiones de gran tonelaje.

 

Respecto a Castilla y León, en ese año se registraron 20 muertos y 77 heridos graves en las vías interurbanas de la Comunidad. Es decir, un 35% de los fallecidos en este tipo de accidentes en el conjunto de la autonomía se produce en las carreteras leonesas. En total en Castilla y León hubo 21 transportistas fallecidos en accidente, 95 heridos graves y 512 leves.

Fuente de la noticia: Diariodeleon.es