Un camión a gas lleva 16 toneladas de fruta a Suecia con un ahorro del 30%

Un camión a gas natural de Scania con motor de 410 CV ha realizado la ruta desde Castellón hasta Estocolmo con un remolque frigorífico cargado con 18 toneladas de verduras tras efectuar tres repostajes. Para el fabricante sueco, se trata de “una prueba más de que el gas es una alternativa real, rentable y sostenible al diésel”. Los 3.000 kilómetros que separan ambas ciudades es una de las rutas más largas efectuadas en Europa por un vehículo pesado, “lo que demuestra la viabilidad del GNL como combustible para el transporte internacional”.

Con año y medio en el mercado, este es el motor de gas más potente de la marca con un par máximo de 2.000 Nm y una autonomía de más de 1.000 kilómetros. El operador logístico Delta Stock es especialista en transporte frigorífico entre España y Escandinavia. “Desde hace años estamos innovando para mejorar la eficiencia del transporte y el cuidado del medio ambiente, así que nos planteamos llegar a Estocolmo con una tractora de gas. Tengo que agradecer a Talleres Rapalo la oportunidad de probar esta tecnología en un viaje tan largo”, asegura Luis Alonso, gerente. Al volante, Nelo Banda, que lleva más de 20 años realizando rutas a Escandinavia. Pero, por primera vez, llegaba a Estocolmo con un motor de gas.

NELO BANDA
“En el puerto de Malmö, otros chóferes se acercaban a preguntarme cómo había llegado hasta allí un vehículo con motor de gas y matrícula española. Se quedaban sorprendidos, al igual que al realizar los repostajes, algo rápido y sencillo. No he visto cosa más fácil, no tiene ninguna complicación”

El Scania G 410 realizó dos tramos de casi 1.000 kilómetros entre un repostaje y otro. Tras dejar Castellón, el primer repostaje lo realizó en La Jonquera, y el segundo, en Nancy (Francia). El tercero lo hizo ya en Helsingborg (Suecia), tras recorrer los más de 800 kilómetros entre la localidad francesa y Travemunde, donde embarcó en ferry hasta Malmö.
El menor consumo de combustible y menor precio del gas se traducen en una mayor rentabilidad para el transportista. El precio del kilo de gas es entre un 30% y un 40% menor al diésel y también el consumo por kilo es inferior para un motor de la misma potencia.

Además, en Alemania los camiones de gas están exentos de peajes, lo que supone un ahorro de, por ejemplo, 143 euros que paga un Euro 6. Por lo que afecta a emisiones, el motor a gas reduce los gases de CO2 hasta el 15%, y hasta el 90% en el caso del biogás. Además, es apto para entornos urbanos sensibles, ya que tiene etiqueta ECO y emisiones sonoras reducidas.

Una de las claves para que una ruta tan larga con un vehículo de gas llegue a buen término es la planificación. Para repostar en algunas gasineras, hay que tener una tarjeta de cliente, en otras no admite pagos con tarjeta y en otras no se puede pagar en efectivo, por ejemplo. “Tras esta prueba, nos planteamos usar el gas en varias rutas, aunque este tipo de combustible requiere un estudio de las rutas una a una, ya que el repostaje se debe realizar en estaciones de servicio especializadas y, en algunas de ellas, estar autorizado para repostar”, confirma Luis Alonso.

 

Ver más en – Elvigia.com

 

Envíanos tu historia, tu opinión sobre el transporte, vídeos, fotos y noticias por WhatsApp AL 655938053

HI

Comentarios

comentarios