A 10 años de prisión y multa de 7.500.000 €, se enfrenta el chófer de un camión español por tráfico de 1,5 tn de estupefacientes en Francia

photo d illustra

Las leyes en Francia son especialmente duras para el tráfico de estupefacientes. No te la juegues por cuatro euros que no te van a solucionar la vida,  y si te la pueden arruinar. Y esto es lo que posiblemente le ocurrirá al conductor de un camión español que fue detenido en francia con 1.545,85 kilogramos de estupefacientes entre la carga.  Aunque él lo niega, el hombre se enfrenta a un máximo de 10 años de cárcel y una fuerte multa que seguramente nunca pueda pagar, «7.500.000 €»

Los funcionarios de aduanas de Dijon realizaron el miércoles una importante incautación de drogas en la autopista A31, cerca de Til Châtel. Se descubrieron 1.545,85 kg de estupefacientes en un camión. Colocado en prisión preventiva el sábado, el conductor enfrenta 10 años de prisión y una multa de 7.500.000 €.

 

El 18 de noviembre, funcionarios de aduanas de la brigada de vigilancia interior de Dijon revisaron un camión Volvo matriculado en España, en la autopista A31, cerca de Til-Châtel, mientras se dirigía al noreste. de Francia.

El control de su carga, compuesto por 28 palets de cajas, supuso el descubrimiento de 1.089,55 kg de resina de cannabis y 456,3 kg de hierba de cannabis, para un total de 1.545,85 kg de estupefacientes.

El conductor de nacionalidad alemana, residente en Alemania y de 58 años, fue detenido por inspección aduanera.

La fiscalía de Dijon tomó entonces la dirección interregional de la policía judicial de Dijon para continuar la investigación en flagrante delito.

Debía entregar la carga a Alemania

El conductor dijo que estaba empleado por una empresa de transporte española. Y haber tenido en cuenta la carga en España, para entregarla en Alemania. Dijo que no conocía la naturaleza de la carga que llevaba.

Al final de su custodia policial, fue presentado a la fiscalía de Dijon el 21 de noviembre. La fiscalía de Dijon abrió una investigación judicial sobre los jefes de importación, transporte y posesión de estupefacientes y diversas infracciones aduaneras. Las penas máximas en que se incurre son 10 años de prisión y una multa de 7.500.000 €, además de una multa aduanera que puede incrementarse hasta diez veces el valor de los bienes prohibidos.

De acuerdo con las requisas de la fiscalía de Dijon, el acusado fue procesado por estos cargos y puesto en prisión preventiva el mismo 21 de noviembre.

La investigación continuará sobre la base de una comisión rogatoria de un juez de instrucción.

Deja una respuesta