La maniobra perfecta de un conductor de autobús perfecto – Vídeo

Este es el puente que tengo que cruzar con el autobús tres veces al día

J.B.M. es un conductor de autobús acostumbrado a las estrecheces. No en vano, tiene que cruzar tres veces al día El puente de Albalat sobre el Júcar con el autobús lleno de pasajeros.  El estrecho puente está situado en Albalat de la Ribera, un municipio de la Comunidad Valenciana, España. Situado en la provincia de Valencia, en la comarca de la Ribera Baja.

Un autobús mide sobre los 2,60 metros de ancho y el puente, no hemos encontrado datos, pero por las imágenes, no puede medir mucho más que el autobús.

 

La estrechez del vial oImagen relacionadabliga a los autobuses a pasar muy justos y solo permite un sentido de circulación, provocando largas colas que llegan a bloquear la rotonda – La plataforma sufre el paso de 800 coches diarios

El puente de Albalat sobre el Júcar​ es un puente, realmente estrecho para este tipo de vehículos, pues entra por centímetros, y cualquier fallo, puede resultar faltal. El puente esta  situado en la parte sur de la población de Albalat de la Ribera, en el límite entre este municipio y el de Poliñá del Júcar.

Resultado de imagen de puente de Albalat

El puente se construyó a principios del siglo XX. Con su puesta en servicio dejó de usarse la barca que servía de pontón, sin embargo esta había adquirido un valor sentimental por el que sigue figurando en el escudo del municipio.

Las obras de restauración se iniciaron en abril de 1995

Cruza el río Júcar por la antigua calzada de la Vía Augusta para llegar al poblado romano de Sucrho

 

Envíanos tu historia, vídeos, fotos y noticias por WhatsApp AL 655938053

Investigan un viaje privado del Pegasus de la DGT a una bodega de Valladolid

Un juzgado reabre las diligencias penales, en su día archivadas, contra el piloto y un agente por el vuelo realizado desde Madrid a Fompedraza

La presunta visita del temido Pegasus, elhelicóptero de la Dirección General de Tráfico (DGT), llamó la atención de los vecinos de la pequeña localidad de Fompedraza al filo del mediodía de aquel último sábado de agosto de hace tres años, cuando se toparon con el aparato posado en una finca próxima a una bodega situada al borde del casco urbano. ¿Qué hacía allí? Aquella pregunta nunca obtuvo una respuesta convincente por parte de la tripulación, y más teniendo en cuenta que procedía de Madrid, por lo que las circunstancias que rodearon aquel viaje han acabado con una reciente denuncia de la Fiscalía y la apertura de una investigación penal por parte del Juzgado de Instrucción número 5 ante la presunta comisión de un delito de malversación de caudales públicos por parte de los funcionarios, es decir, por el posible uso fraudulento de un helicóptero oficial para fines privados, según confirmaron ayer fuentes judiciales, policiales y de la investigación.

 

Los hechos se remontan al 29 de agosto de 2015, en plena operación retorno de las vacaciones de verano, cuando uno de los Pegasus asignados a la Unidad Central de Tráfico en Madrid tomó tierra a las 11.30 horas en una parcela situada a la salida de Fompedraza, junto a la carretera que une Peñafiel y Cuéllar (en sentido a la localidad segoviana), en las inmediaciones de una bodega.

El aparato, en teoría, no debería estar allí al tratarse de un territorio asignado a su homólogo de la DGT en Castilla y León, con base en el aeropuerto de Villanubla. De manera que sus dos tripulantes, el piloto –un operario de la DGT– y un guardia civil, ambos destinados en Madrid, recorrieron aquella mañana los cerca de doscientos kilómetros que separan su base de la pequeña localidad vallisoletana, situada nueve kilómetros al sur de Peñafiel y de poco más de un centenar de habitantes censados, para tomar tierra junto a una bodega y a escasos metros del casco urbano del municipio.

De dos a cuatro años de cárcel

La presencia del llamativo y más que conocido helicóptero, claro, concentró la mirada de los vecinos y algunos llegaron a inmortalizar el momento con sus teléfonos móviles. «Lo vimos muchas personas, además de que la foto circuló por los grupos de WhatsApp y entonces se dijo que quizás habían visto algo raro desde el aire y habían decidido aterrizar cerca de esa bodega, que por aquel entonces estaba en obras», recuerdan los vecinos de Fompedraza.

El caso es que el extraño viaje del Pegasus acabó siendo denunciado por un particular y se tradujo inicialmente en la apertura de un expediente disciplinario contra los funcionarios por parte de la Dirección General de Tráfico, a la que pertenece el Pegasus, uno de los ocho que conforman la flota aérea de la DGT, en este caso con su base en Madrid.

Aquella investigación, al parecer, acabó siendo archivada dos años después por el Ministerio del Interior, ya en 2017, por falta de pruebas objetivas para demostrar siquiera la presencia del helicóptero en la localidad vallisoletana y mucho menos los motivos del supuesto viaje, según apuntan las fuentes consultadas.

El caso es que lo ocurrido, dado que parece fuera de toda duda que el helicóptero en cuestión estuvo aquel 29 de agosto de 2015 en Fompedraza –así lo confirman sus vecinos sin investigar demasiado–, acabó sobre la mesa de la Fiscalía de Valladolid y el Ministerio Público elevó sus pesquisas a los juzgados a finales del año pasado. Aquella denuncia se tradujo en la apertura de diligencias por parte del Juzgado de Instrucción número 5, cuya titular mantiene abierta desde entonces la investigación. Y no es una cuestión menor, ya que en caso de demostrarse que, en efecto, los dos tripulantes del helicóptero realizaron un viaje particular a bordo del mismo, es decir, la comisión de un delito de malversación de caudales públicos, sendos funcionarios –el piloto y el guardia– se enfrentarían a una condena de entre dos y cuatro años de prisión y a su inhabilitación para empleo público.

Eso al margen de las motivaciones del viaje en sí o de que hubieran podido montar a civiles. Algunos testigos, en este sentido, apuntan a que el helicóptero pudo realizar algunas pasadas a baja altura sobre la localidad. Otros señalan que aquel día solo vieron a la tripulación dentro del aparato y un solo aterrizaje y el posterior despegue.

Un aterrizaje poco discreto

El uso para fines particulares de un helicóptero oficial, si es que acaba demostrándose que fue así, aunque fuera una simple visita para saludar a un conocido, sería fraudulento. Y más si tiene en cuenta que el valor del aparato en cuestión supera los cuatro millones de euros y que el coste estimado de cada hora de vuelto ronda los 1.500 euros.

La investigación, según confirmaron ayer fuentes judiciales, está abierta y por el juzgado están desfilando en las últimas semanas distintos testigos de lo ocurrido aquel 29 de agosto de hace tres años en Fompedraza. Lo que sí parece claro es que los tripulantes que viajaban aquel día a bordo del Pegasus que los vecinos sitúan en la localidad tampoco tomaron precaución alguna para evitar ser vistos al tomar tierra cerca del pueblo, junto a una carretera razonablemente transitada –une Peñafiel con Campaspero y Cuéllar– y en un fin de semana de verano.

Su aterrizaje allí, como no podía ser de otra manera, llamó la atención de los presentes. «Todos vimos el helicóptero de la DGT posado en una finca del pueblo aquel sábado», concluyen los testigos.

 

Fuente – Abc.es

 

 

Envíanos tu historia, vídeos, fotos y noticias por WhatsApp AL 655938053

Así son los nuevos drones de la DGT para ‘freír’ a multas a los malos conductores

Resultado de imagen de Así son los nuevos drones de la DGT para 'freír' a multas a los malos conductores

Interior ha comprado cinco aparatos y está realizando pruebas en tres autopistas cerca de Madrid. Son prácticamente indetectables en la carretera.

 

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha decidido implantar nuevas herramientas para controlar y multar a los conductores que infrinjan las normas de circulación y ya está probando la vigilancia con drones, un dispositivo que emplean cuerpos policiales de diferentes partes del mundo. El objetivo es que estos aparatos que se manejan de forma remota desde el suelo y que van equipados con una potente cámara en alta definición estén operativos a partir de 2019, sumándose así a los Pegasus, los helicópteros con ‘súper rádares’ con los que ya cuenta Tráfico.

El Ministerio del Interior ha adquirido cinco drones que se encuentran en fase de pruebas, confirman a La Información fuentes de la DGT. Uno con los que se está trabajando es de la marca DJI, el principal fabricante del mundo de esta tecnología. El modelo elegido por la DGT es el Mavic Pro, un prototipo que ya está sirviendo a los agentes para hacer las pruebas pertinentes para, a continuación, sacar el contrato a concurso. En el mercado este modelo cuesta 999 dólares, unos 810 euros.

Estos drones miden 198 milímetros de largo por 83 de alto, prácticamente como un ordenador portátil, y pueden plegarse para su transporte, de forma que caben hasta en un bolsillo o en una pequeña mochila. Están equipados, además, con una cámara de 12,7 megapíxeles, que permite una imagen de gran calidad. De esta forma, si los helicópteros que cuentan con el radar Pegasus ya eran difíciles de localizar por los conductores, estos drones son prácticamente indetectables desde la distancia en el cielo debido a su reducido tamaño.

Resultado de imagen de Así son los nuevos drones de la DGT para 'freír' a multas a los malos conductores

Las pruebas de la DGT se están desarrollando en las autovías de Valencia, Andalucía y La Coruña, siempre alrededor de Madrid. Cuentan, además, con una autonomía de más de tres horas, lo que significa que se les ha instalado una batería adicional (el fabricante concreta que la autonomía es de treinta minutos) y los aparatos se están probando a una altura de en torno a 600 metros del suelo. Estas son las imágenes que pueden captar los drones de la DGT desde el aire:

La novedad de estos drones es que permitirán a la DGT la vigilancia en carreteras y conductores en tiempo real. Es decir, el agente de Tráfico podrá comprobar desde el receptor si un automovilista lleva puesto el cinturón de seguridad, si está adelantando por un lugar indebido o si viaja hablando por el teléfono móvil. Los aparatos pueden desplazarse hasta 15 kilómetros en línea recta, una distancia suficiente para poder controlar un tramo de carretera lo suficientemente amplio.

El modelo Mavic Pro dispone, además, de una función que permitirá a la DGT realizar el seguimiento a vehículos concretos. Se trata del sistema Active Track, por el que el usuario puede señalar en la pantalla del mando receptor a una persona o un vehículo y el dron realiza automáticamente el seguimiento desde el aire. En este vídeo se observa cómo funciona este sistema:

Los diez radares Pegasus de la DGT

La DGT cuenta ya con hasta diez radares Pegasus (ocho que tenía y dos que acaba de incorporar a principios de año) capaces de detectar y grabar con un sistema giroestabilizado la velocidad de los vehículos controlados. Este sistema, patentado por la firma canadiense L-3 Wescam, permite la captación de imágenes en movimiento en alta definición, es decir, a 1080 píxeles, como en una televisión plana de cualquier domicilio. Una implementación que va a permitir a Tráfico identificar con una mayor facilidad las matrículas de los vehículos de los infractores para proceder a denunciarles.

Tráfico lleva cuatro años multando desde el aire. El primer sistema de radar Pegasus fue incorporado por la DGT en marzo de 2013 y desde entonces pueden vigilar que se cumplen las normas de circulación en cientos de kilómetros de carretera en un vuelo de apenas dos horas de duración. De hecho, la DGT presume de que puede controlar un vehículo cada tres minutos de vuelo.

La DGT ofreció en 2016 datos sobre cuánto multaban los radares Pegasus: en sus tres primeros años de vida tramitaron 18.274 denuncias, más de 6.000 al año. En vías limitadas a 120 km/h, la velocidad media a la que circulaban los conductores denunciados era de más de 28 km por encima a la estipulada. La velocidad máxima detectada y denunciada en este tipo de vías fue de 242 km/h. En vías limitadas a 100 km/h, por su parte, la velocidad media de los conductores denunciados fue de 130 km/h y la velocidad máxima detectada y denunciada fue de 195 km/h. Asimismo, en las vías limitadas a 90 km/h, la velocidad media a la que circulaban los conductores denunciados era de 122,7 km/h, es decir, 33 km por encima de la velocidad estipulada en la vía. En estas carreteras limitadas a 90 km/h, la velocidad máxima a la que fue interceptado un conductor fue de 199 km/h.

 

Fuente – Lainformacion.com

 

 

 

Envíanos tu historia, vídeos, fotos y noticias por WhatsApp AL 655938053

La DGT avisa de congestión en cuatro kilómetros de la A-55 debido a la pérdida de carga de un camión en Mos

La Dirección General de Tráfico (DGT) avisa de congestión en la circulación en cuatro kilómetros de la A-55 a su paso por el término municipal de Mos (Pontevedra) tras volcar y perder parte de la carga un camión cargado con chatarra.

Retenciones kilométricas en la A-55 por el accidente de un camión // Vicente

 

Según los datos facilitados por la DGT, la congestión afecta al tramo comprendido entre los kilómetros 13 y 17 de la A-55, donde la circulación se ha interrumpido por la pérdida de la carga de un camión y hay dos carriles cerrados.

El camión cargado con chatarra volcó y vertió parte de su carga en dos carriles en un accidente registrado sobre las 8,40 horas de este jueves en la A-55 en Mos, lo que dificulta el tránsito en ambos sentidos de circulación de la autovía

 

Envíanos tu historia, vídeos, fotos y noticias por WhatsApp AL 655938053

 

La DGT prohíbe que los camiones vayan este año por tres carreteras nacionales

Los camiones de más de 7.500 kilos de masa máxima autorizada con cuatro o más ejes no podrán circular este año por tramos de elevada siniestralidad en tres carreteras nacionales con el fin de preservar la seguridad vial, concretamente en la N-124 y la N-232 (La Rioja), y la N-340 (Castellón).

Ésta es la principal novedad de la resolución de la Dirección General de Tráfico (DGT) por la que se establecen medidas especiales de regulación del tráfico durante este año y que aparece publicada este miércoles en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Esa resolución se actualiza cada año y Tráfico incluye en ella determinadas medidas especiales en las vías que son de su competencia, por razones de seguridad, movilidad y fluidez de la circulación. La de este año entrará en vigor el próximo 2 de marzo.

Tráfico comenzó a restringir la circulación de camiones de 7.500 kilos en la N-340 entre Nules y Oropesa (Castellón) en 2016, debido a la peligrosidad intrínseca por la confluencia de vehículos pesados y ligeros y porque existe una alternativa viaria de mayor capacidad y mejor trazado.

Fuentes de la DGT señalaron este miércoles a Servimedia que a la N-340 se suman este año la N-124 entre Briñas y Gimileo, y la N-232 entre Gimileo y Alfaro, que son dos tramos que transcurren por La Rioja y en algunos casos limítrofes con Álava y Navarra.

Esas fuentes indicaron que los camiones deben circular este año por autopistas o autovías cercanas y tendrán una bonificación si transitan por vías de peaje.

Por otro lado, los taxis que no lleven pasajeros y los vehículos clasificados de ‘carsharing’ (uso compartido) podrán circular por segundo año consecutivo por el carril Bus-VAO de la A-6 (del kilómetro 6 al 20, en Madrid) cuando así lo disponga la señalización variable de acceso a la calzada central.

Además, por esos carriles sólo pueden circular vehículos que tengan al menos dos ocupantes, incluido el conductor, y limita su utilización a motocicletas, turismos, autobuses con masa máxima autorizada superior a 3.500 kilogramos, autobuses articulados y vehículos mixtos adaptables, con lo que prohíbe su uso al resto de vehículos.

A ello se suma la novedad recogida en la resolución de 2016 del uso de esos carriles por parte de los vehículos con el distintivo ‘cero emisiones’ y, de forma dinámica cuando así lo determine la señalización variable, de los que tengan la pegatina ECO, C y B.

OTRAS MEDIDAS

Por otro lado, la DGT establecerá este año otras medidas especiales, como no autorizar pruebas deportivas, marchas ciclistas u otros eventos en determinadas fechas en vías con elevada intensidad de tráfico.

Además, se podrá restringir la circulación de determinados tipos de vehículos cuando la seguridad de la circulación se vea comprometida por intensas nieblas, rachas de viento muy fuerte, nieve o lluvias torrenciales.

La elevada presencia de vehículos en lugares de especial protección (espacios naturales protegidos) o por la celebración de acontecimientos deportivos (grandes premios de motociclismo), culturales o religiosos también hace necesario prever la adopción de planes especiales de regulación de accesos y ordenación y gestión del tráfico (sentidos únicos, prohibición de estacionamientos…) con el fin de garantizar la seguridad y el adecuado flujo del tráfico.

Para favorecer la coexistencia en mejores de condiciones de seguridad vial de ciclistas y vehículos ligeros y pesados, se establecen limitaciones de la velocidad máxima en los días y horas de mayor presencia de ciclistas.

Por último, se establecen de antemano las vías y fechas en las que se solicita a los titulares de las vías la suspensión temporal de las obras cuando haya operaciones especiales de tráfico y en determinadas fechas (Semana Santa, verano o Navidad, por ejemplo), salvo las que excepcionalmente por razones justificadas deban ser ejecutadas de manera urgente e inaplazable.

 

Fuente – Ecodiario.eleconomista.es

 

Envíanos tu historia, vídeos, fotos y noticias por WhatsApp AL 655938053

« Older Entries Recent Entries »