Category Archives: Motor

La leyenda de la campanilla en la moto

Cuenta la leyenda que hace muchos años, en una noche fría de Diciembre, viajaba un viejo motociclista de regreso de un viaje a México,con sus alforjas llenas de juguetes y algunas otras miniaturas para los niños de un albergue que se encontraba cerca del lugar donde trabajaba.

Mientras viajaba esa noche, pensaba en lo afortunado que había sido con la vida con él. Teniendo una adorable compañera de viaje que entendía su necesidad de conquistar las carreteras; en su vieja máquina que nunca le había abandonado en todos los años que habían compartido y en todos los lugares que había conocido.

A unos 65 kilómetros de la frontera, en la obscuridad del desierto, divisó un pequeño grupo de pequeñas criaturas nocturnas, que son conocidos como los duendes de la carretera. Ya sabes, ¿no? De esos que les da por dejar un zapato por aquí, un pedazo de algo por allá, una llanta reventada… y son también encargados de cavar los mortales baches por los cuales un motociclista puede pasar y chocar. Todo ello simplemente con el hecho de darles un poco de diversión.

En su camino el motocilista después de haber salido de una curva, fue emboscado por un grupo de ellos, quienes descontrolaron su motocicleta y lo hicieron patinar hasta hacerlo caer. En el accidente, una de sus alforjas pegó en el pavimento y se desprendió. Tirado ahí, sin poderse mover, los duendes del camino empezaron a rodearlo. Sin dejarse rendir, empezó a aventarles cosas a los duendes que se aproximaban. Finalmente, sin nada más que pudiera aventarles mas que una campana, empezó a sonarla con la esperanza de que el sonido espantara a los sucios duendes.

A poco menos de un kilómetro, otros dos motociclistas se encontraban acampando. A la luz de la fogata, hablaban de la jornada y las experiencias del día: de la libertad, del viento que soplaba en sus caras mientras cruzaban por el vasto país. En la quietud de la noche, escucharon que sonaba lo que para ellos era, la campana de una Iglesia. Impulsados en la cuirosidad y ansiosos de saber de dónde provenía ese sonido a esas horas de la noche, empezaron a seguir el sonido y llegaron hasta donde yacía el motociclista a punto de ser asechado por los duendes. Sin nada más que decir, y unificados por la hermandad que da el motociclismo, corrieron en su ayuda, espantando uno a uno a los duendecillos, hasta que todos estuvieron alejados.

Sientiendo una sincera gratitud por la ayuda que le brindaron, el viejo hombre se mostró pronto a pagarles por aquel servicio que le habían podido ofrecer esa noche, y como es bien sabido entre motociclistas, aquellos quienes corrieron en su apoyo se negaron a aceptar cualquier paga. No pudiendo quedarse sin agradecerles de algún modo, aquel viejo corrió a cortar dos pedazos de cuero de sus alforjas, amarrando un extremo a una campana, y el otro en cada motocicleta de los dos viajeros, tan cerca como pudo del suelo. Cansado, les dijo que aquellas campanas que colocó en sus motocicletas, los protegerían de los duendes del camino y que si en algún momento llegaran a tener algún problema, simplemente sonaran la campana y algún hermano motociclista vendría en su ayuda.

Así que cuando veas a un motociclista con una campana, sabrás que ha sido bendecido con lo más importante en esta vida: ¡la amistad de otro motociclista!

El propósito de la campana

Muchos de nosotros hemos oído de las historias de los Espíritus Malvados del Camino. Ellos son duendecillos que viven sobre tu motocicleta. Aman rodar, y son los responsables de muchos de los problemas de tu motocicleta. Algunas veces, tus direccionales se reusan a funcionar, tu batería se muere, tu embrague necesita ajuste, y muchas cosas más que tienden a crecer y resultan inexplicables. Esos son los problemas causados por los Espíritus Malvados del Camino.

Los espíritus no pueden vivir en presencia de la campana, pues quedan atrapados en su interior. Además de otras cosas, su sentido auditivo es sumamente sensible, por lo que el constante tintineo de la campana y el confinado espacio los vuelve locos. Y simplemente un día, se cansan y se sueltan en el camino. ¿Has visto los baches del camino? Un bache es causando cuando un duende cae al pavimento. Ese es el propósito de la campana.

Portar una campana te puede dar esta ayuda, pero es mucho más funcional cuando te es regalada por un amigo que cuidará de ti en el camino. Así que si tienes un amigo, no dudes en regalarle una. Es un sentimiento compartido, que significa que cuidarás de él en el camino.

Puliendo la Campana

Se ha vuelto también una tradición portar una campana de bronce en la parte izquierda de la horquilla de la motocicleta, para recordar a aquellos hermanos caídos en carretera.

Es un pequeño detalle, pero la razón de que fuera de bronce es que, al pasar del tiempo y con las inclemencias del clima de las jornadas de viaje, se ensucia y se enegrece. Cada vez que limpiamos la motocicleta y pulimos aquella campana, recordamos a nuestros queridos amigos que hemos perdido, y nuestros pensamientos nos llevan a saber que existen en el viento del camino.

Así, cuando rodamos y escuchamos la campanilla, sabemos que nuestros hermanos y hermanas están ahí, con nosotros, y sabemos que el unirnos con ellos es una pequeña distancia tan simple como simple error.

 

Fuente: Tvestudio.es

Un ‘tapa matrículas’ que evita multas arrasa en la venta online

Un dispositivo para ocultar la matrícula inspirado en una película de James Bond está trayendo de cabeza a las autoridades de tráfico británicas.

Un ‘tapa matrículas’ que evita multas arrasa en la venta online

está trayendo de cabeza a las autoridades de tráfico británicas.
Carlos Cuesta Chanes | 26/09/2016 12:31 Comparte en Facebook Facebook Google Un ‘tapa matrículas’ que evita multas arrasa en la venta online Un ‘tapa matrículas’ que evita multas arrasa en la venta online
A+ A-
El objetivo está claro: evadir ilegalmente los radares de velocidad. Dispuestos a cualquier cosa menos a circular a velocidad legal, el último sistema que se les ha ocurrido es sorprendentemente sencillo. Se trata de una lona opaca que, a modo de persiana, baja para ocultar la matrícula cuando se acciona un control que se coloca junto al volante. Es muy similar a la icónica placa giratoria que el agente James Bond utilizaba en una de sus películas.

El dispositivo se coloca en ambas placas y, mediante un sistema de control remoto, es posible ocultar la matrícula tras la lona negra en menos de dos segundos, lo suficientemente rápido como para evadir el radar.

Pero no solo sirve para evitar los radares de velocidad. Quienes lo poseen lo usan también para otros fines como circular con impunidad por carriles bus o para evitar multas de aparcamiento.

Por 80 euros se puede conseguir uno de estos instrumentos en páginas de compra online como eBay. El matinal británico The Mirror afirma que el producto ha conseguido en los últimos meses varios cientos de ventas. Pero su éxito va más allá de lo comercial: vídeos en Youtube en los que se muestra su funcionamiento acumulan un muchos miles de reproducciones.

El abogado experto en automovilismo Nick Freeman lleva varios juicios contra conductores ‘sospechosos de usar este tipo de dispositivo’. Estima que, en las carreteras de Reino Unido, ya lo utilizan ‘miles de conductores’.

Carlos Cuesta Chanes

 

Fuente: Autopista.es

Multa por circular con el casco modular abierto

Los cascos modulares son una versión cómoda de los integrales con la opción de poder levantar la parte baja para ir más cómodo. El problema es que pueden multarte con hasta 200 € por circular con el casco modular abierto si no tiene una doble homologación.

Así se desprender del Artículo 118 del Reglamento General de Circulación, según el cual “los conductores y pasajeros de motocicletas o motocicletas con sidecar, de vehículos de tres ruedas y cuadriciclos, de ciclomotores y de vehículos especiales tipo quad, deberán utilizar ‘adecuadamente’ cascos de protección homologados o certificados según la legislación vigente, cuando circulen tanto en vías urbanas como en interurbanas”.

Multa por viajar con el casco modular abierto

La clave en este punto es la definición de “adecuadamente”, que depende de la homologación del casco. En otras palabras, hay cascos que se pueden y cascos que no se pueden usar en función de si están o no homologados.

La Unión Europea (UE) cuenta con tres homologaciones diferentes para cascos que difieren de las “Sell y Dot” estadounidenses y que no se aplican en terreno comunitario. Estas son las homologaciones europeas para casos de moto: 

  • Homologación “J” o “Jet”. Cascos homologados para la circulación (sin protección maxilar).
  • “P” o integrales. Casco homologado para la circulación (con protección maxilar integral)
  • Cascos modulares homologados para la circulación:
    • “P” o integrales, con protección maxilar integral (siempre y cuando esté cerrada la mentonera).
    • “N/P” (No protectivos, o sea, con protección maxilar NO integral). La mentonera deberá ir cerrada.
    • “P/J”, casco con doble homologación, para la circulación con mentonera abierta o cerrada.

Si circulas sin un casco homologado, te pueden multar con hasta 200 euros. Aquí te descubrimos otras multas que no sabías que te podían poner, tanto en moto como peatón o circulando en bici y sus consecuencias.

¿Qué casco debo elegir?

Los cascos modulares son una versión amable de los integrales y básicamente mantiene casi todas sus características en cuanto a seguridad, con la ventaja de que la parte inferior puede abrirse para circular más cómodo (siempre que esté homologado) o airearse en las paradas.

En este artículo te contamos las diferencias entre los casos que encontrarás en el mercado y cómo elegir el tuyo.

Aquí puedes ver las medidas traducidas a centímetros y tallas:

PulgadasCentímetrosTalla del casco
20,87 -21,2652-54XS
21,65 – 22,0555-56S
22,44 – 22,8357-59M
23,23 -23,6259-60L
24,02 – 24,4161-62XL
24,80 – 25,2063-64XX
 Fuente: Motopoliza.com

Rescatan una furgoneta Volkswagen Transporter T1 abandonada 40 años en un bosque de Los Alpes

La clásica furgoneta de los años 60 se encontró en medio de un...

un grupo de amantes de las furgonetas clásicas de Volkswagen que se dedica a rescatar y restaurar unidades abandonadas en graneros, viejas naves o cochambrosos garajes. Su último descubrimiento les ha llevado a extraer uno de los famosos modelos hippies de un bosque de los Alpes franceses a más de 1.300 metros de altitud basándose en las indicaciones de un buscador de setas…

David Dorsi sabía que en un valle en lo más profundo entre las montañas de los Alpes franceses había una furgoneta Volkswagen abandonada hacía más de 40 años. Un buscador de setas la había encontrado hacía más de 15 y le había indicado su ubicación aproximada a más de 1.300 metros de altitud en el medio de un frondoso bosque. Pintaron el esbozo de un mapa y Dorsi tuvo que caminar durante largo tiempo.

A la furgoneta se le han cambiado las ruedas, el depósito de combustible, los cables de la dirección y el sistema de frenos. También se le ha insertado un motor nuevo.
Dorsi es uno de los integrantes de AirMapp, una asociación de amigos que en torno a una página de internet comparten su amor por la restauración de las antiguas furgonetas Transporter de Volkswagen. Averiguan su paradero, las compran o se las regalan y, casi sea cual sea su estado de conservación, las reparan y recuperan para una segunda vida en el asfalto.

“Según sentía que me estaba acercando la excitación crecía por momentos”, confiesa Dorsi, hablando de su última experiencia. Al final, protegida por unas láminas de metal corrugado, cubierta de hojas de pino y acariciada por las telas de las arañas, encontró la Transporter. Se trataba nada menos que de una T1, el primer modelo que Volkswagen produjo, a partir de 1950, de la pequeña furgoneta que tanto éxito ha cosechado a lo largo de la historia y que aún hoy se produce en su quinta generación. La unidad emboscada había sobrevivido al tiempo y a la humedad más de 40 años, ya que había sido producida en 1955, aunque nadie sabía cuando había sido medio cubierta y abandonada a su suerte en aquella parcela de terreno.

En el proceso de restauración han participado diversas empresas, como Uncrate o AirMapp; pero el proceso se ha llevado a cabo por los amigos de David Dorsi en el mismo lugar donde se encontró la furgoneta.
Al día siguiente de encontrarla y tras una pequeña investigación, Dorsi habló con el dueño del terreno y le compró aquél pedazo de historia. Inmediatamente quiso alquilar una grúa para sacar, a la que fue conocida como la furgoneta de los hippies, del corazón del bosque. “Pero luego se me ocurrió otra idea mejor. Comenzaría a repararla allí mismo para tratar de que saliera por sus propios pies. Así que buscó la complicidad de la página web Uncrate y del suministrador de drones AirMapp para poder realizar un vídeo de su proyecto. Además, contó con la colaboración de la tienda de repuestos Serial Kombi y de varios amigos, que inmediatamente se sumaron entusiasmados al mismo, poniendo manos a la obra en cuanto fue posible.

Lo primero que hizo David fue sustituir las ruedas por otras nuevas para poder extraer al vehículo de entre los dos árboles bajo cuyas ramas había sido cobijado. Le cambiaron el depósito de combustible, los cables de la dirección y el sistema de frenos. También sustituyeron el motor, cuyos cilindros se habían solidificado por el óxido, por otro de otra furgoneta antigua también Volkswagen pero cuyo funcionamiento no había sido comprobado. Esa misma noche, la furgoneta arrancó y tras algunos detalles finales, al día siguiente ya estaba circulando despacio por el suelo del bosque camino a su resurrección.

“Este fue el momento de mayor entusiasmo y locura para todos nosotros”, según David. Sus libertadores tuvieron que empujarla en ciertos tramos y hasta cortar un árbol caído para facilitarle la salida. “Todos quisimos llevarla durante un tramo de aquel bosque hacia su libertad. Durante varios kilómetros tuvieron que conducirla atravesando todo tipo de badenes, barro y pendientes, con mucha precaución para tratar de que nada fallara y la aventura finalizara en desastre. Pero al final la furgoneta pudo enfilar la carretera sin contratiempos hacia su restauración y una segunda vida, esta vez en el asfalto”.

Fuente: Expansion.com

Un colchón impacta con una moto que circula a 80 kilómetros por hora

El motociclista salvó milagrosamente la vida al mantener el equilibrio a pesar del fuerte impacto

Las cámaras de seguridad de un túnel de Brisbane, la tercera ciudad más grande de Australia, captaron un incidente que a punto estuvo de acabar en tragedia. Un motociclista, Aaron Wood, que circulaba por el carril de la derecha fue alcanzado por un colchón que salió despedido de una camioneta Toyota situada delante de él sin las sujeciones para la carga trasera adecuadas.

El motorista, que circulaba a unos 80 kilómetros por hora, fue capaz de mantener el equilibro durante tres eternos segundos, el tiempo que pasó desde que el colchón se metió debajo de la carrocería de su vehículo de dos ruedas y consiguió frenar.

El habilidoso motociclista fue auxiliado por otras dos personas. Entre los tres consiguieron arrancar el colchón, enganchado entre la rueda delantera y el cuerpo de la moto.

« Older Entries