Category Archives: Blog

¿España es ese país donde un estibador gana el doble que un cirujano?

 

 España es ese país donde un estibador gana el doble que un cirujano y la gente se queja de los recortes de Sanidad.


    • ¿Cuánto cobra un estibador?

Aquí empiezan las disparidades: según el principal sindicato del sector, la Coordinadora de Trabajadores del Mar, el salario medio de uno de estos trabajadores está entre 30.000 y 40.000 euros brutos al año. En 2014, UGT cifró en 57.000 euros brutos anuales el sueldo medio del colectivo en el Puerto de Bilbao, aunque en la actualidad evitan confirmar esta cifra. Según fuentes empresariales es de unos 70.000 euros, y puede llegar a superar los 100.000 en algunos casos.

En realidad, los sueldos están vinculados a la productividad, es decir, existe un mínimo fijo, que depende del convenio del puerto en el que se trabaje (hay 28 autoridades portuarias en España que controlan sus 46 puertos). Por ejemplo, en Las Palmas este fijo es de 1.800 euros brutos mensuales, en Barcelona de 1.100, en Bilbao de 2.100. Además hay una variable en función del trabajo que efectivamente se realice y las condiciones (nocturnidad, doble turno…).

Estas son las condiciones de los 6.156 trabajadores en régimen especial de las Sagep. Un régimen que el decreto del Gobierno pretende hacer desaparecer, aunque las sentencias europeas no digan nada al respecto, denuncian los sindicatos.

Según explica el responsable de comunicación de la Coordinadora, Miguel Rodríguez, en meses con poco trabajo el sueldo es de unos 1.800 euros, en aquellos en los que sube más la actividad es de unos 4.000 brutos.

En el caso de los trabajadores eventuales, que son contratados en momentos de picos de trabajo (unos diez días al mes, según fuentes sindicales) sus salarios son de entre 1.000 y 1.200 euros brutos al mes. Los trabajadores temen que se pretenda extender este esquema.

Conductor rumano pasó cerca de cuatro meses trabajando, durmiendo, comiendo y duchándose dentro de su camión

Trabajan, comen y duermen sobre ruedas. Los conductores de camiones que transportan mercancías en Europa occidental para la empresa sueca de muebles IKEA y otras compañías están viviendo en sus propios camiones durante meses, reveló una investigación de la BBC.

Cocinando dentro de un camión.

Algunos de estos conductores – que provienen de países más pobres y son contratados por empresas de transporte ubicadas en Europa del Este- le dijeron a la BBC que sus salarios no superan los US$4 por hora.
A IKEA se le agotó la paciencia con los viejitos que buscan amor en su tienda de Shanghái

“Esclavos del sistema”: el lucrativo negocio de la exportación de trabajadores de Corea del Norte

Y por esa razón no pueden tener acceso a rentar o comprar un espacio para residir en los países donde trabajan y tienen que vivir dentro de los transportes.

“Me siento como un preso en mi propia cabina”, le dijo uno de ellos a la BBC.

Por su parte, IKEA señaló que los testimonios de los conductores, revelados por una investigación publicada este miércoles, le “entristecen”.

Los conductores explicaron que ellos fueron contratados por empresas de transporte basadas en Europa del Este. Estas empresas a su vez son contratadas por IKEA para distribuir sus productos entre los distintos países europeos.

Salario insuficiente
Emilian, un conductor rumano, pasó cerca de cuatro meses trabajando, durmiendo, comiendo y bañándose dentro de su camión.

Este chofer transportó mercancías de IKEA por toda Europa del Este y estuvo recientemente en Dinamarca. Dijo que el salario que le pagaban era en promedio de unos US$506 mensuales, mientras que el mismo trabajo en Suecia, donde IKEA tiene sus oficinas centrales y fábricas, tiene un salario promedio de US$2.300.

Las reglas de la Unión Europea señalan que a un conductor que trabaja de forma temporal fuera del país sede se le debe garantizar los “mínimos establecidos de salario” y condiciones laborales del país “anfitrión”, donde desempeña sus tareas.

Pero las empresas explotan las lagunas que tiene la legislación.

Emilian, a pesar de transportar productos suecos, es empleado de una subsidiaria eslovaca de la empresa noruega de transporte Bring, por lo que su domicilio o sede de trabajo no es Suecia, sino Eslovaquia.

Pero él nunca ha trabajado en Eslovaquia.

Emilian nos mostró donde duerme: con una bolsa de dormir en la parte trasera de su camión.

Y de nuevo, de acuerdo a las leyes de la Unión Europea, un conductor debe tener por lo menos 45 horas de descanso durante la semana fuera de sus camiones. Pero los gobiernos han sido lentos en velar por la aplicación de esta normativa.

Con el estipendio diario promedio que recibe (US$47), no le alcanza para pagar un hotel y sus necesidades personales incluyendo alimentación.

Por la carretera

Durante la semana de trabajo, Emilian cocina y come en la carretera y dice que las condiciones en las que trabaja lo hacen sentir “como un prisionero. Como un pájaro en una jaula”.

“Esto no está bien para los conductores. No es seguro para las personas en la carretera, porque seguramente esto podría causar un accidente”.

Pertenencias de los conductores
Image captionLas pertenencias de uno de los conductores cuando está a punto de retornar a casa, en bus, después de pasar meses en la carretera.

Al preguntarle si tenía algún mensaje para hacerle llegar a IKEA, nos dijo: “Que vengan y vivan conmigo durante una semana. Que coman lo que tengo que comer. Que vean lo que realmente pasa con nosotros”.

Después de unos meses en la carretera, él tomará un bus de regreso a Eslovaquia.

Su empleador en este país, Bring, dijo que Emilian es responsable de tomar sus horas de descanso y puede regresar a casa cuando él quiera.

Ni baño ni agua potable

Pero el caso de Emilian no es el único.

Pudimos revisar las condiciones laborales de otros conductores que trabajan para grandes contratistas de IKEA. Cada pago es menor que el promedio del salario en Europa del Este, a pesar de que trabajan durante meses en países de Europa Occidental.

Queda claro que este trato a los conductores está expandido por toda la región. Y no sólo es IKEA, sino otras empresas dedicadas a la producción de distintos bienes y que son bien conocidas por el consumidor.

La nevera de Emilian
Image captionEmilian muestra la nevera donde lleva las cosas para cocinar en la carretera.

En Dortmund, Alemania -en las afueras del principal centro de distribución de IKEA en el mundo-, los conductores tratan de secar su ropa. Uno de ellos está preparando un puré de papas cerca de un tanque de gasolina.

Aquí no hay baño ni agua potable.

Conductores originarios de Moldovia dijeron a la BBC que reciben un salario mensual de US$159.

“Condiciones inhumanas”

Actualmente se están adelantando acciones legales contra algunas de estas empresas. En febrero, en Holanda, una corte señaló que Brinkman -que transportaba las flores de IKEA hacia Reino Unido y Suecia- estaba violando las leyes.

La corte encontró que el salario de los conductores “no era consistente” con las normas holandesas y describió que sus condiciones eran “inhumanas” y contrarias a las leyes de la Unión Europea.

Edwin Atema, un líder del principal sindicato de Holanda, dijo que IKEA conoce sin duda las condiciones en que viven los conductores.

“Los muchachos de Ucrania, Moldavia y Polonia sacan la mercancía desde IKEA, ellos tocan los muebles en sus cajas”, explicó Atema a la BBC.

Almacen de IkeaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionIkea es uno de los principales productores de muebles para el hogar en Europa.

Ikea es el empleador último de todos esos trabajadores. Ellos tienen mucho poder y tienen el poder de cambiar el modelo de negocio con un simple parpadeo”.

Uno de los sindicatos, la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF, por sus siglas en inglés), ha tocado el tema con IKEA varias veces, pero las conversaciones finalizaron el pasado mes de noviembre.

La empresa sueca le dijo a la BBC que se toma “muy en serio” lo que ha escuchado sobre los conductores.

Añadió que impone “estrictas condiciones” a sus contratistas en temas como pagos, condiciones laborales y cumplimiento de las normas que existen sobre estos temas y comenzarán con una auditoría regular para evaluar los avances.

“Esta vida no es un buena”

Un importante número de empresas internacionales de transporte están rodando por Reino Unido. Pero además de IKEA, también trabajan para decenas de otras marcas.

Un conductor de origen polaco le dijo a la BBC en la localidad de Immingham, sureste del país, que “pasamos mucho tiempo en lugares donde no hay baños, ni duchas, ni siquiera un lugar para comer”.

Camioneros en el sur de Reino Unido
Image captionCamiones en la ciudad de Immingham, en el sur de Reino Unido.

“El trabajo está mejor remunerado aquí de lo que tenía en Polonia, pero esta vida no es buena. Yo solo lo hago por mi familia”, agregó.

Y esa modalidad de pagar por debajo de lo legal está poniendo nerviosas a las empresas británicas.

Jack Semple, de la Asociación de Transporte de Carga, dijo: “Estamos viendo que más camiones de este tipo están llegando a nuestro país que tienen unas regulaciones de trabajo mucho menos exigentes que las que tenemos en Reino Unido”.

“Son un riesgo en la carretera y el país está perdiendo una fortuna en impuestos. Y tenemos que estar alertas, porque muchas empresas de Reino Unido los van a preferir porque son mucho más económicas”, añadió.

Horror en Larrea : un conductor intenta suicidarse y otro ingresado con ataques de ansiedad

Empresa de autobuses Larrea (Grupo Avanza)

Que horror lo que está pasando en Larrea, os pedimos ayuda y apoyo..

Ya ha habido un intento de suicidio de un conductor y no saben si sobrevivirá, además hay otro ingresado por ataques de ansiedad. Por favor no se puede permitir que una empresa te acose de esa manera ni reduzcan tantísimo los sueldos en tan poco tiempo.

Los conductores no pueden asumir tal rebaja de sueldo y mirad lo que está pasando. Desde aquí mando todo el ánimo del mundo al compañero que está tan grave en el Hospital, le deseo que luche y sobreviva que estamos con él, que vamos a luchar todos por nuestros derechos y que vamos a ganar.

 Sobran los Motivos
Conocemos los detalles de la próxima huelga de autobuses Larrea organizada para el martes 21 de marzo.

 

 

 

 Este artículo publicado integro por ‎Leia Organa en EL RINCÓN DEL AUTOBÚS
Foro transporte profesional no se hace responsable  de las publicaciones y opiniones de los demás.

Camionero: un negocio riesgoso para el corazón

13166055_1049879745082497_7934330728040879027_n_mini[1]

El camionero Francisco Marín dice que va a cambiar su estilo de vida, pero que no tiene intención de cambiar de trabajo.

El estrés, el sedentarismo, la comida basura y el tabaco son a menudo el principal riesgo para el corazón.

Ser conductor del camión conlleva riesgos importantes para la salud del corazón debido a un estilo de vida sedentario, largas horas de trabajo y los malos hábitos a menudo asociados con este oficio.

Francisco Marín, un camionero de 42 años, sufrió su primer ataque al corazón el 1 de marzo.
El hombre trabaja de conductor de camiones desde hace 12 años. Cuando un día se encontró mal, se vio obligado a llamar a emergencias médicas y sus temores se hicieron realidad”.

Por suerte Francisco, padre de cuatro hijos sobrevivió, pero tuvo que ser hospitalizado por un ataque de corazón. Al despertar, decidió dejar de fumar después de 30 años siendo fumador habitual.

El conductor tiene la culpa de lo ocurrido. Se fuma dos paquetes al día y come muy a menudo mal, a horas irregulares. Los malos hábitos, son muy extendidos en este trabajo.

El jefe del departamento de cardiología de la unidad hospitalaria cree que, de hecho, los conductores son más propensos a desarrollar malos hábitos para el corazón.

“Ellos sufren unos niveles muy altos de estrés, no sólo tienden a tener un estilo de vida sedentario que es, sino que también tienden a fumar mucho. Está claro que la vida del conductor de camión es muy parecida a la de un taxista, promueve varios factores de riesgo “, según dijo el jefe del departamento de cardiología.

Sin estadísticas precisas, dijo que visitó a un gran número de camioneros en sus 27 años de práctica.

Un cóctel explosivo.

No todo el mundo tiene la oportunidad de Francisco Marín en el caso de un primer ataque al corazón. Otro conductor de camión, murió a la edad de 38 años. Diez años más tarde, su hermana, todavía se emociona cuando habla de él. Mi hermano estaba muy estresado por su trabajo. Fumaba tres paquetes al día, el consumo de café en cantidades industriales, cocacola en las mismas cantidades industriales. En cierto punto, todo esto es una bomba de relogería”. Su hermano que murió una noche de septiembre de mientras se duchaba.

¿ESTÁ USTED EN RIESGO?
Si se acumulan algunos de estos factores, usted tiene un mayor riesgo de desarrollar enfermedades del corazón.
►Tabaquismo
fumar triplica el riesgo de padecer enfermedades del corazón o un derrame cerebral
►Stress
el cardiólogo cree que todos deben desarrollar técnicas para controlar el estrés, ya sea a pasear al perro, tomar un baño o meditación, lo que sea.
►Sedentarismo
el 85% de los conductores no hacen ni 150 minutos de actividad física de intensidad moderada por semana.
► El azucar y sal
Si el azúcar representa el 25% del total de calorías ingeridas, se incrementan los riesgos.
Deben consumir una cucharadita de té diaria de sodio.
►La obesidad
el sobrepeso aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón o un derrame cerebral.
►Hypertension la sangre
responsable del 35% de los accidentes cerebrovasculares y el 18% de los ataques al corazón.
►Tomar suficientes frutas y verduras
60% de los conductores tienen que consumir 5 porciones de frutas o verduras al día, lo que reduce un 20% el riesgo de enfermedades del corazón o un derrame cerebral.
►Alcool
el consumo moderado de alcohol (1 bebida al día) puede reducir el riesgo, el abuso del alcohol aumenta las posibilidades de riesgo de enfermedades del corazón o un derrame cerebral..

* Fuente: Fundación de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares

Tres madres, tres amigas, tres camioneras

Vivir del camión no es sencillo. Son muchas las variables que hacen que este oficio genere más de un dolor de cabeza. Pero la ecuación puede complicarse todavía un poco más. Ser mujer, por ejemplo. Merche, Cristina y Mireia llevan años al volante. Suspiran cuando les preguntamos sobre las dificultades que implica ser mujer en un oficio tradicionalmente reservado a hombres. Después, dejan escapar algo parecido a una mueca de resignación y comienzan a enumerar uno a uno los hándicaps a los que se enfrentan a diario: falta de instalaciones donde cambiarse, piruetas imposibles para conciliar trabajo e hijos –las tres son madres– y, sobre todo, la lupa acechante de compañeros y empleadores. “Tienes que trabajar por dieciocho, tienes que demostrar por dieciocho”, dice Mireia. Cris y Merche escuchan, asienten y vuelven a suspirar. Lo dicho, no es sencillo.

Profesión Mujeres

Profesión Mujeres

Pese a todo, si algo les sobra a estas tres guerreras del asfalto, es carácter. Una virtud, por otro lado, que se hace imprescindible cuando quien va al volante no es un hombre. Ellas mismas reconocen que se transforman en cuanto suben a la cabina de su camión, se vienen arriba y no agachan la cabeza ante nada ni nadie; “si no te meriendan”, asegura Merche. Se han topado con algún que otro imbécil, pero reconocen que la mayoría de los compañeros Profesión Mujerescamioneros se portan de diez, ayudando en lo que pueden y como pueden. En las fábricas les ponen la alfombra roja, algunos clientes solo quieren que vayan ellas a cargar o descargar, y aunque la respuesta al porqué puede parecer obvia, lo cierto es que más allá de que sus sonrisas puedan alegrarle la mañana a más de uno, Mireia, Cris y Merche son valoradas –muy valoradas– esencialmente por cómo trabajan. Nadie les ha regalado nada, y ellas tampoco lo piden. Les basta con que las empresas gestionen mejor sus horarios y evitar así tiempos muertos que luego ellas han de restar a sus dos otros trabajos: los hijos y la casa. Es lo único. Para el resto de los obstáculos es suficiente con una buena sonrisa y actitud. “Ser camionero no es tan malo”, dice Merche. “El que está todo el día quejándose que se baje del camión y que deje su sitio al que de verdad lo viva, como nosotras. Hay mucha gente desanimada, pero no puede ser así. ¡Remontaremos!”. Tienen carácter, buena predisposición y conducen de morirse. A este trío no hay quien les tosa.

Tres amigas, ante todo

Las tres nacieron para vivir libres, lejos de trabajos convencionales y jornadas excesivamente monótonas. Cristina Muñoz (Barcelona, 35 años) ha vivido el oficio en casa. Hija y hermana de transportistas, se dedicó a la peluquería hasta que hace un par de años dijo basta. Profesión Mujeres“Siempre me había gustado el camión, pero no me dejaban porque era un poco cabra loca”, nos explica. “Cuando mi padre empezó a pensar en la jubilación, yo empecé a sacarme los carnets, y ahora estoy de autónoma con mi hermano”. Y está encantada. Muchas horas de trabajo en la carretera más las horas de papeleo en casa, pero a Cris le compensa. Da igual el sufrimiento y los escollos del camino. “A mí el camión me dio la vida. Pasé una época mala, me subí al camión y he vuelto a disfrutar. Aparte de eso, es una gran satisfacción demostrar que puedes, cierras muchas bocas”.

Profesión MujeresMireia Martínez (Barcelona, 32 años) empezó a conducir furgoneta de reparto a los 18 años, en el almacén donde trabajaba. De ahí pasó a un rígido y, después, el salto al trailer. “¡Yo nací con ruedas en los pies!”, dice Mireia con una sonrisa orgullosa. “Cualquiera de las tres te puede decir lo complicado que es entrar en este oficio. Tienes que demostrar más que ninguno. Estaba harta de enviar currículums, y un día ya mandé una carta de presentación superborde, preguntando qué experiencia podía tener si nadie me daba la oportunidad. Al jefe de tráfico le hizo gracia, y apostó por mí, pero me consta que no querían chicas”.

Profesión MujeresEl caso de Merche Cabeza (Reus, 40 años) no es muy diferente. Pese a que ella quería conducir camiones –como su padre–, en casa le dijeron que se olvidara del asunto y que se hiciera administrativa. “Estudié, entré en una gestoría, pero al poco me subía por las paredes”, cuenta Merche. “A mí lo que me gustaba era conducir. Así que empecé con una furgoneta, y poco a poco me fui sacando los carnets”. En 2002 le salió el primer trabajo como transportista con una cisterna y se convirtió en la primera mujer conductora de tráiler de toda la provincia de Tarragona. “Era una buena época, ganaba mucho dinero, y me enganché a este mundo. Hasta hoy. No he podido dejarlo. Llevo 13 años haciendo la loca por ahí”.

Profesión Mujeres

Profesión MujeresLas tres hace años que se conocen. Son amigas, confidentes, y se apoyan incondicionalmente entre ellas. Su grupo privado de WhatsApp –nos confiesan– echa humo. “¡Nos da mucha vida! –dice Cris–. Yo soy la primera que se despierta, a las 3 de la mañana, y ya hay 40 mil mensajes. Luego se levantan ellas y estamos todo el día enganchadas unas con otras. Pero, además, nos sirve para el curro: Mireia es capaz de guiarte por el móvil mejor que cualquier GPS. Es alucinante cómo se conoce las carreteras”. Se consideran algo diferentes a la mayoría de las mujeres, “pero no vamos de Dioses”, aclaran. “Somos todoterreno para poder cumplir con la faena, eso está claro, pero también tenemos nuestro lado femenino –afirma Merche–. Igual llevamos por la mañana un mercancías peligrosas y luego por la tarde nos arreglamos con un vestido y unos tacones. Les cuentas que llevas un camión y no se lo creen”.

 

Profesión MujeresCuando les preguntamos sobre lo que les aporta su trabajo, las tres se incorporan en sus sillas y vuelven a reír. Coinciden plenamente en que la vida a bordo de una cabina es una aventura diaria, sin espacio para la monotonía. Nos hablan de situaciones complicadas, desagradables por la lacra del machismo, pero también nos explican muchas más de encuentros fascinantes con personas muy interesantes, de puestas de sol sobre el asfalto sublimes. Les cuesta pensar en otra opción laboral si no pudieran hacer lo que hacen. Simplemente, son felices al volante y de una honestidad intachable. Merche lo resume así: “Voy a hacer lo que me apetece porque mañana no sé dónde voy a estar. Yo no he nacido para un trabajo de 8 horas, encerrada en una oficina, de vuelta a casa, a dormir y vuelta a empezar. No. Yo quiero explicarles a mis nietos todo lo que ha hecho la yaya en su vida”. ¿Y acaso no es eso la libertad? Que sigáis muchos años más con la melena al viento, muchachas.

 

Fuente del artículo: Solocamion.es

« Older Entries