Monthly Archives: noviembre 2017

La Guardia Civil sanciona a un megacamión que circulaba por una carretera comarcal

Foto de archivo

Un megacamión no puede, salvo autorización, circular por una carretera comarcal como ocurrió. En el continente Europeo ya es bastante habitual ver estos gigantes de la carretera. Ahora están llegando cada vez más hasta España. Se trata de los denominados megacamiones. Son vehículos que pueden alcanzar hasta 25,25 metros de longitud y que pueden transportar hasta 60 toneladas de mercancías. Su uso tiene como objetivo el ahorro económico en el trasporte por carretera. Según algunas entidades financieras, con estos vehículos se puede ahorrar hasta un 30% en los costes habituales.

Se trata de vehículos especiales, que deben tener un permiso por parte de la Dirección General de Tráfico (DGT) para hacer el recorrido que necesitan ya que no pueden transitar, salvo autorización, fuera de las autovías y autopistas.

Uno de esos gigantes de la carretera fue localizado en el término municipal de Yecla. En concreto, el pasado día 5 de noviembre, en la carretera que une Yecla con la localidad alicantina de Pinoso. Los agentes de la Benemérita detectaron circulando por las carreteras convencionales a este vehículo de grandes dimensiones compuesto por un tren de carretera euro-modular con tractocamión y dos remolques.


Según ha explicado la Guardia Civil en un comunicado, el megacamión circulaba desde la localidad zaragozana de Burgo de Ebro y se dirigía a la la localidad murciana de Fenazar, en Molina de Segura. El trasporte seguía un itinerario por carretera que está restringido para este tipo de vehículos.

El vehículo transportaba un total de 33 toneladas de productos destinados a la limpieza. Dado su enorme longitud y peso, este camión solo podía haber circulado por autovías y autopistas en España. El conductor fue denunciado por los agentes ante la Jefatura Provincial de Tráfico de Murcia con una sanción de 500 euros, según lo establecido por el reglamento de circulación

El periódicodeyecla.com

La DGT invierte 860.000 euros en nuevos radares móviles

Una de las principales razones por las que la DGT ha decidido aumentar los radares móviles es que el pasado año hubo más de 300 muertos en accidentes de tráfico a causa de la velocidad. La empresa Saima Seguridad será la encargada de suministrar a la Guardia Civil los 60 nuevos cinemómetros láser portátiles. El precio inicial de la licitación pública era de 1,36 millones de euros, aunque han sido 860.310 euros la oferta del adjudicatario final.

Con un coste de 14.000 euros por unidad, estos radares de última generación instalados en las motos de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil serán utilizados en puntos fijos con una especie de trípode. La altura de este dispositivo de alrededor de 50 centímetros lo hará difícil de detectar al margen de la carretera.

Además, la Agrupación de Tráfico también aumentará el número de dispositivos de control de alcohol y drogas especialmente en vías secundarias.

En 2016, los radares de la DGT recaudaron 164,2 millones de euros, un récord histórico que demuestra las imprudencias al volante. A los más de 1.000 radares que actualmente están instalados en nuestro país, se suman ahora 60 nuevas unidades para conseguir reducir el número de accidentes por exceso de velocidad.

Fuente – DGT

La Dirección General de Tráfico (DGT)ha anunciado una nueva inversión de alrededor de 860.000 euros para adquirir radares láser portátiles para los motoristas de la Guardia Civil que patrullan por vías interurbanas. El director general de Tráfico, Gregorio Serrano, ha confirmado a través de Twitter que en los próximos días, 60 nuevos radares comenzarán a controlar las carreteras españolas

Una de las principales razones por las que la DGT ha decidido aumentar los radares móviles es que el pasado año hubo más de 300 muertos en accidentes de tráfico a causa de la velocidad. La empresa Saima Seguridad será la encargada de suministrar a la Guardia Civil los 60 nuevos cinemómetros láser portátiles. El precio inicial de la licitación pública era de 1,36 millones de euros, aunque han sido 860.310 euros la oferta del adjudicatario final.

Con un coste de 14.000 euros por unidad, estos radares de última generación instalados en las motos de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil serán utilizados en puntos fijos con una especie de trípode. La altura de este dispositivo de alrededor de 50 centímetros lo hará difícil de detectar al margen de la carretera.

Además, la Agrupación de Tráfico también aumentará el número de dispositivos de control de alcohol y drogas especialmente en vías secundarias.

En 2016, los radares de la DGT recaudaron 164,2 millones de euros, un récord histórico que demuestra las imprudencias al volante. A los más de 1.000 radares que actualmente están instalados en nuestro país, se suman ahora 60 nuevas unidades para conseguir reducir el número de accidentes por exceso de velocidad.

Fuente – DGT

Un camión tira cinco postes de teléfono y luz en Bueu tras engancharse al cableado

El suceso ocurrió en Norte cuando ya era de noche y no hubo heridos -El vehículo transportaba un tractor con grúa, que fue el elemento que se enganchó al tendido aéreo

Un buen susto aunque afortunadamente sin consecuencias graves. Un camión enganchó ayer el cableado aéreo del servicio de teléfono y luz en el lugar de Norte, en Bueu, y acabó arrastrando cinco postes, algunos de los cuales acabaron cayendo sobre los muros de cierre de viviendas e incluso en los patios interiores. El suceso ocurrió alrededor de las 19.30 horas y obligó a cortar el tráfico en la zona afectada mientras duraban los trabajos para retirar las estructuras derribadas y cableado. Lógicamente, a consecuencia del accidente, también quedó interrumpido el servicio teléfonico y el de alumbrado público.

El camión circulaba por la carretera entre Norte y Outeiro y en la góndola transportaba un tractor con grúa. En el lugar de Norte hay dos curvas cerradas hacia la derecha, separadas por poco más de 100 metros. Todo indica que cuando el vehículo salía de la segunda de ellas la grúa del tractor que llevaba como carga se enganchó con el tendido aéreo que cruza la calzada. La consecuencia fue inmediata: el camión arrastró consigo un poste de hormigón y otro de madera, cada uno situado a un lado de la carretera. Aunque el conductor se percató enseguida de la situación y detuvo la marcha del vehículo se produjo una especie de efecto dominó: debido a la inercia se vieron arrastrados otros tres postes de Fenosa y Telefónica situados casi 100 metros más abajo, en la primera de las curvas de Norte.

Uno de esos elementos, de hormigón, se inclinó sobre el cierre de una vivienda. Otro de ellos, de madera, se partió por la mitad y cayó en el interior del patio de otra casa. “Justo unos minutos antes de accidente mi madre estaba recogiendo la ropa en el tendal que hay en ese patio”, explicaba una vecina.

Al lugar de los hechos se trasladó la Policía Local, que procedió a cortar el tráfico desde el cruce de A Cividad; Bombeiros do Morrazo; y la Guardia Civil, que se encargó de realizar el atestado del accidente. También se desplazó a la zona una cuadrilla de operarios de una subcontrata de Fenosa para retirar los postes afectados e intentar restablecer el servicio de alumbrado público y el suministro eléctrico a las viviendas que se quedaron momentáneamente sin luz.

Farodevigo.es